Historia de Zeus (Júpiter)

Hijo de los titanes Crono y Rea, Zeus es considerado como el dios más importante de la mitología griega e iniciador de la dinastía olímpica que serviría de modelo a los dioses de la Roma clásica mediante su homólogo Júpiter.

Los padres de Crono, Gea y Urano, le habían predicho a éste que sería destronado por uno de sus hijos, así que Crono se comía cada uno de los bebés que engendraba con Rea y ella paría. No obstante, Rea se las ingeniaría para esconder a Zeus de la voracidad de Crono.

Hizo esto cambiando a Zeus por una piedra bien disimulada con pañales, la cual Crono devoró sin cuestionarse. Entonces, Rea escondió a Zeus en la isla de Creta, donde el joven dios pasaría sus primeros años y crecería.

Llegado ya el momento de retar a Cronos, Zeus obligó a éste a regurgitar a sus hermanos, en orden inverso al cual Crono los había engullido, aunque en otras versiones, Zeus abre el vientre de su padre para sacar él mismo a sus hermanos y hermanas.

Esto supuso el inicio de una guerra entre los dioses por un lado -y que a la postre serían los vencedores-, liderados por Zeus, y los titanes por el otro, liderados por Cronos. Dicho conflicto se conoce como la Titanomaquia.

Al vencer a los titanes, los dioses encerraron a Cronos y los demás en el Tártaro, lo que sería la versión mitológica griega de nuestro infierno. Atlas fue condenado a sostener la bóveda celeste, de ahí que se conozcan con su nombre las montañas que, en el norte de África, se erigen sobre el estrecho de Gibraltar, límite mental del mundo para los griegos antiguos.

Zeus se repartió el poder en la Tierra con sus dos hermanos Hades y Poseidón. A este último le tocó reinar en las aguas, mientras que Hades lo haría en el inframundo (el espacio que ocupaban las almas de los muertos), mientras que Zeus se ocuparía del cielo y el aire.

Al estar entre medio la tierra, Gea, esta no podía ser repartida, por lo que se ocuparon los tres hermanos de ella.

Zeus estaba casado con Hera, que además era también su hermana. Con ella concibió a Ares, Hefesto y Hebe.

No obstante, el dios fue conocido por sus múltiples infidelidades, que dieron como resultado una ingente cantidad de vástagos. Al ser muchos de estos hijos ilegítimos, el producto de los amoríos del dios con una humana, dichos hijos fueron los futuros héroes de los griegos, sobre los cuales se escribieron las grandes hazañas, como en el caso de Heracles (el Hércules romano, nombre por el cual es más conocido).

Hera era muy celosa, y siempre atacaba tanto a las amantes como a los hijos de Zeus en cuanto tenía conocimiento de sus escarceos amorosos.

Zeus reinaba desde el Olimpo, morada de los dioses, y se lo representa muchas veces con el poder del rayo.

Aunque no era el padre de los dioses, sino un hermano más (y, además, el más pequeño), tomó dicho papel de patriarca familiar, y era tratado como tal.

Su culto puede ser encontrado por toda la Grecia clásica gracias a este papel preponderante, junto a los cultos a deidades más locales o vinculadas con cada lugar.

También se le conoce con diversos nombres, que coinciden con alguna vertiente de su personalidad especialmente querida y venerada en cada lugar, como en el caso de Zeus Casio (en el monte Casio, en Siria), o Zeus Labrando (en Caria).

Además de su culto griego, con la expansión de la cultura helena, Zeus se llegó a muchos rincones del mundo, fusionándose con otras deidades.

Así, se lo homologa al dios egipcio Amón, sin hablar ya del romano Júpiter.

En la literatura clásica, Zeus juega un papel central en la Ilíada, influyendo en las accion es de los griegos, aunque actuando inicialmente a favor de Troya.

En este sentido, la Ilíada no versa solamente sobre un conflicto entre hombres, sino que en este también toman partido los dioses, Zeus entre ellos.

Fotolia. (en orden de aparición)
Jossdim - Archivist - Archivist - Mieszko9

Buscador

Recientes