Historia de Yggdrasil

Para los nórdicos de antaño, el universo consistía en nueve mundos, cada uno de los cuales colgaba de las ramas y las raíces del árbol Yggdrasil.

Uno de estos mundos era el nuestro, mientras que los otros pertenecían a los dioses y estaban poblados por los seres que habitaban en la mitología nórdica.

Yggdrasil era el árbol del universo, en el cual se sustentaban los nueve mundos habitados en los que los nórdicos antiguos dividían el universo.

Dichos mundos eran:


  • Asgard: era el mundo de los dioses, gobernado por Odín y Freya, en el cual se encuentra el Valhalla, una sala de banquetes a la cual son llevados los muertos en combate, quienes se prepararán para ayudar a Odín durante el Ragnarok. La muralla protectora que rodea a Asgard está incompleta, fruto de un engaño por parte de los dioses.

  • Midgard: era el mundo en el que vivían los hombres. Fue creado por Odín y sus hermanos Vili y Ve, después de su exitosa batalla contra el gigante Ymir, de cuyos restos se componen los elementos de Midgard. Su nombre significa, en nórdico antiguo, tierra del medio, puesto que estaba en el centro de su cosmogonía.

  • Niflheim: es el reino del hielo y la oscuridad, en el cual hay una niebla perpetua y encontramos una de las raíces del árbol Yggdrasil, la cual es mordida por el dragón Níðhöggr.

  • Helheim: aunque es un mundo por derecho propio, es descrito en la mitología nórdica como la parte más tenebrosa de Niflheim, y sería comparable con el Tártaro griego. Rodeado por el río Gjöll, acogía a todos aquellos que habían muerto de vejez o enfermedad, los cuales ya nunca más podrían salir de él, al igual que los dioses que entraran, por muy poderosos que fueran.

  • Muspelheim: si Niflheim era el reino del frío, Muspelheim es todo lo contrario y, a la vez, complementario, siendo el reino de fuego de Yggdrasil. Como tal, es el hogar de los gigantes de fuego, entre los cuales destacaba su rey Surt.

  • Svartalvheim: hogar de los elfos oscuros, unos seres que contrariamente a la creencia contemporánea (que asocia todo lo oscuro con el mal), no necesariamente son malos, sino que solamente lo son cuando los humanos se portan mal con ellos, protegiéndolos en el resto de los casos. Según algunas fuentes, también es aquí donde viven los enanos.

  • Alfheim: es el hogar de los elfos de la luz, unos seres cuyo concepto es similar al de los héroes griegos: superiores a los humanos pero cuyo estatus no llegaba al de dios.

  • Vanaheim: hogar de los Vanir, un grupo de dioses diferente de los Aesir (estos últimos, son los capitaneados por Odín). Ambos clanes divinos mantuvieron una guerra, tras la cual se unificaron bajo el dominio de los Aesir.

  • Jötunheim: el mundo de los gigantes, separado del resto por el río Iving, lo cual salva a humanos y dioses de las incursiones de los belicosos gigantes.

De las raíces de este árbol del universo manaba la fuente de Mimir o de la sabiduría. Odín tuvo que ofrecer uno de sus ojos para poder beber de dicha fuente, lo que obviamente daba al bebedor una gran sabiduría.

Para los nórdicos antiguos, la creación del universo tenía puntos en común con lo que actualmente se conoce del big bang.

Para ellos, la creación emana del choque entre el fuego y el hielo presentes en el espacio existente entre Muspelheim y Niflheim, que recibe el nombre de Ginnungagap, del cual se crea el éter como la escarcha fundida de Niflheim.

Los objetos brillantes que podemos observar de noche en el cielo, como las estrellas o los cometas, surgieron de las chispas del mundo de fuego Muspelheim.

Durante el Ragnarok (el fin del mundo para los nórdicos), Yggdrasil se sacudirá.

Pero el árbol no caerá, aunque sufrirá daños seguirá manteniendo el universo, en el cual resurgirá la vida.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes