Biografía de William James Sidis

William James Sidis se ganó un lugar en la historia tras ser considerado el hombre más inteligente del mundo. Se destacó de igual modo en ciencias exactas y en humanidades.

Hacía cuentas sin errores como si fuese una auténtica calculadora humana, y en lo que respecta a lengua y literatura nadie pudo salir de su asombro, cuando al año y medio de vida, ya leía periódicos, y antes de los diez años hablaba seis idiomas, más uno que él mismo había creado.

Hoy, cuando se observa que algún niño demuestra una capacidad intelectual superior a la media es ciertamente sencillo confirmarlo a través de infinidad de pruebas y tests especialmente diseñados.

Sin embargo, en tiempos de William Sidis (primera parte del siglo XX) dichos métodos tan fiables aún no se conocían y entonces no existió un documento concreto que avaló que era un auténtico superdotado, pero lo era...

Su entorno y los testigos de sus diversos aportes en infinidad de campos, científicos y humanidades, han dado cuenta de ello y se calcula que su CI (cociente intelectual) rondaba entre los 250 y 300 puntos, una enormidad, por cierto, cuando el promedio es 90 y 110

Nació en Estados Unidos, un 1 de abril del año 1898, en Nueva York, en el seno de una familia de inmigrantes rusos y judíos.

Ahora bien, detrás de este apabullante saber de niño prodigio jamás hubo una persona feliz que disfrutó de cada una de las etapas de su vida, especialmente de la niñez, porque en ese tiempo ingresaba a la universidad, con 9 años nada más, y daba conferencias científicas sobre la cuarta dimensión y los agujeros negros, temas en los que era un experto

Sus padres tuvieron una influencia y responsabilidad absoluta, tanto en su inteligencia como en la falta de diversión de su vida, que lo llevó a padecer una gran tristeza que terminó tempranamente con su existencia.

Su padre fue un destacado psicólogo y su madre una pionera como doctora en medicina.

Ambos se abocaron a la educación de su hijo para que fuese un genio, porque no solo se trató de la disposición genética.

Lo entrenaron y sometieron a diversos métodos, entre ellos la hipnosis, para aumentar su potencial.

En Harvard se graduó con honores, luego dictó clases de matemáticas en la Universidad de Houston y finalmente empezó la carrera de derecho

Pero su vida dio un fantástico giro de 360° a los 17 años cuando decidió rebelarse a la situación de explotación mental a la que lo sometían sus padres desde que nació.

En 1919 impulsó una manifestación estudiantil que sostuvo los valores comunistas, e incluso se negó a listarse en el ejército en la Primera Guerra Mundial.

Fue arrestado y liberado frente a la presión de sus padres.

Sin embargo, volvió a reincidir y esta vez pasó dos años encarcelado por sus actos rebeldes.

Tras salir de la cárcel decidió cambiarse el nombre y escribir tratados científicos y libros de historia firmando con seudónimos para no ser reconocido

Se presume que tuvo un único gran amor: una activista de origen irlandés llamada Martha Foley, situación que se descubrió porque se le encontró una fotografía de ella, entre sus pertenencias, el día que lo hallaron sin vida en un departamento.

Falleció a los 46 años, a causa de un derrame cerebral, en Boston, el 17 de julio del año 1944.

Buscador

Recientes