Biografía de Walt Disney

Siendo su apellido ya una marca registrada e inmediatamente vinculado en nuestras mentes a la infancia, Walt Disney fue claramente una de las figuras más importantes del arte del siglo XXI. Su principal aporte a la cultura occidental fue el desarrollo de innumerable cantidad de corto y largometrajes utilizando la técnica de la animación para representar mundos de fantasía, colores y alegría. Sus películas permanecen aún hoy en la mente de millones de adultos y niños en todo el mundo.

Los inicios en el mundo de las granjas y la naturaleza

Toda historia mágica comienza con una ambientación mágica, y así fue según sus recuerdos el lugar donde Walt Disney empezó su vida. Si bien nuestro protagonista nació en en el año 1901 en Chicago como cuarto hijo de un matrimonio de humildes granjeros, vivió sus primeros años en la región de Missouri. Walt disfrutaba sus días de infancia jugando con sus hermanos y creando paraísos de mundos alegres y coloridos.

Su amor por la naturaleza que lo rodeaba le aseguró una imaginación abundante y copiosa, uno de los elementos que más lo ayudarían de adulto en sus procesos creativos. A lo largo de los últimos años de su infancia debió trasladarse junto a su familia a diferentes regiones por cuestiones tanto de seguridad como de posibilidades económicas.

En su juventud despertó progresivamente su interés por el arte y la animación, estudiando en diferentes institutos de arte y dedicando los primeros años de su vida adulta a diseñar ilustraciones para periódicos y diferentes empresas que solicitaban sus servicios. Su pasión eran sin embargo los dibujos animados y por lo tanto fundó en el año 1920 su primer compañía, la Iwerks - Disney Commercial Artists. La misma fue creada junto a un amigo pero no prosperó y al tiempo ambos debieron seguir sus caminos por separado.

Llegar a Hollywood y cambiar para siempre la historia

Luego de sus primeros intentos de crear sus propias animaciones, el joven Walt se decidió a encontrar su futuro en la meca de la industria del cine, aquella ciudad que prometía un increíble porvenir. Así, a sus 22 años de edad se trasladó a la ciudad de Los Ángeles y en breve pudo comenzar a trabajar para pequeñas empresas de animación en Hollywood. Su primer personaje icónico llegó por fin y así apareció el conejo Oswald, un adorable personaje que prometía cambiar su vida pero que le significó muchos dolores a Walt luego de perder los derechos y deber entregarlos a la empresa para la cual lo había creado.

Tan sólo cinco años después de llegar a Hollywood crearía el mundialmente famoso Mickey Mouse, un ratón amigable y simpático que es hasta el día de hoy la marca de la multimillonaria empresa. Mickey Mouse apareció en un corto por vez primera en 1928 y desde entonces se convertiría en el personaje mimado de Walt Disney.

Además de crear a Mickey, Disney dio rienda suelta a su imaginación y en los próximos veinte años creó numerosas películas de dibujos animados tomando leyendas clásicas y tradicionales como Blancanieves y los Siete Enanitos (1938), el primer largometraje en color de la historia, La Bella Durmiente, Cenicienta y tantas otras.

La persona se convirtió entonces en empresa y lentamente Walt Disney pasó de ser empleado a dueño de una de las más importantes productoras de Hollywood. A lo largo de los años sostuvo varios conflictos con trabajadores y sindicatos de la industria cinematográfica, pero su legado se mantiene hasta el día de hoy. El parque de diversiones conocido como Disneylandia (ubicado en California) es un sitio de visitas indiscutido para niños y adultos de todo el mundo.

La muerte de Walt Disney se vinculó con su adicción al tabaquismo, un consumo no cuestionado para la época y símbolo muchas veces de estatus.

A fines de 1966, Walt Disney murió y su cuerpo fue cremado, a diferencia de lo que sostiene la leyenda popular que señala que se lo congeló. No hay dudas de que las creaciones de Walt Disney cambiaron para siempre la historia del cine y la animación infantil.

Buscador

Recientes