Biografía de Virginia Woolf

El movimiento feminista en el mundo entero tiene a Virginia Woolf como un referente intelectual y personal, pues su trayectoria literaria y su vida constituyen una fuente de inspiración. Nació en Londres con el nombre de Adeline Virginia Stephen en 1882 en plena era victoriana.

La literatura no logró salvarla de la depresión

A los trece años aparecieron los primeros síntomas de depresión tras la muerte de su madre. Un nuevo episodio se produjo en 1904 cuando su padre falleció.

Junto con su hermana Vanessa se estableció en el barrio londinense de Bloomsbury y poco a poco se fue rodeando de un grupo de intelectuales y artistas que ha pasado a la historia como el grupo de Bloomsbury (entre ellos se encontraban célebres críticos de arte, profesores, economistas y literatos). Se trataba de un grupo de amigos e intelectuales de reconocido prestigio que compartían un estilo de vida y algunos ideales. Así, eran anticlericales, pacifistas, simpatizaban con el socialismo, defendían la libertad sexual y la igualdad entre los sexos.

Algunos historiadores han visto en este grupo un precedente del mayo del 68 y del movimiento hippie. La escritora conoció a su futuro marido, Leonard Sidney Woolf, entre los miembros de Bloomsbury y al contraer matrimonio adquirió el apellido de su esposo.

Al margen de sus estados depresivos y de algunos episodios de alucinaciones auditivas, Virginia Woolf estaba marcada por dos circunstancias: era una mujer frígida que dudaba de sus inclinaciones sexuales y se sentía traumatizada por haber sido víctima de abusos de su propio hermanastro

En los primeros años de su matrimonia fue atendida por varios médicos, quienes le aconsejaron llevar una vida tranquila.

En 1912 intentó suicidarse tomando una gran cantidad de píldoras y debido a ello su marido se planteó la posibilidad de ingresarla en un psiquiátrico. Para afrontar sus crisis nerviosas decidió dedicarse a la actividad literaria de manera intensa.

A lo largo de los años escribió novelas y ensayos, como "Orlando", "La señora Dalloway", "El cuarto de Jacob", "Una habitación propia" o "Al faro" (en esta última novela abordó la lucha por el poder entre hombres y mujeres). A pesar de sus intentos, la literatura no logró salvarla de sus problemas mentales.

Un trágico final

A partir de 1935 su actividad literaria se redujo significativamente. Un 28 de marzo de 1941 le dijo a su marido que iba a descansar un rato, pero se dirigió a la orilla del río Ouse. Llenó de piedras los bolsillos de su abrigo y se introdujo en al agua hasta morir ahogada. Fue encontrada dos semanas después por unos niños y en su casa se halló una cariñosa carta de despedida para su esposo.

Como otros escritores y artistas que terminan con su propia vida, Virginia Woolf se convirtió en un icono cultural.

Su vida ha inspirado obras de teatro y películas y su rostro está presente en camisetas y tazas. No es extraño que su imagen sea un reclamo publicitario, pues mirando sus ojos podemos identificar su talento y también su sufrimiento.

> Siguiente >>>

Fotolia. (en orden de aparición)
Franzi


Buscador

Recientes