Biografía de Valeria Mazza

Fue la figura y la modelo excluyente de las pasarelas de su país Argentina y de las más importantes de Europa y Estados Unidos durante la década del noventa.

Ya retirada de la actividad, se la sigue considerando la mejor y más exitosa modelo de la historia argentina y una referente absoluta del mundo de la moda

El parecido físico con su colega alemana Claudia Schiffer, quien por aquellos años en que Valeria daba sus primeros pasos ya era una modelo consagrada, le dio un empujón adicional a su carrera y la catapultó a la fama como una súper modelo.

Nació en la provincia de Santa Fe, en el año 1972, pero se crió en otra, Entre Ríos.

Estudió terapia ocupacional.

Tenía 17 años cuando el peluquero de las celebridades, Roberto Giordano, icono también de la movida de Punta del Este a razón de los fastuosos y convocantes desfiles que organizaba en aquellos tiempos, la descubrió, y por supuesto le dio un espacio estelar en sus pasarelas esteñas.

Tras su consagración local le llegó la internacional, y no solo caminó elegantemente las mejores pasarelas del mundo con diseños de Valentino, Dolce & Gabbana, Victorias’s Secret, Versace, Armani, Cavalli, sino que también desfiló junto a colegas emblemáticas como la mencionada Schiffer, Naomi Campbell, Elle Macpherson, y Cindy Crawford, entre otras

Su popularidad en Italia, a mediados de la década del noventa, había tomado tal magnitud que la convocaron para conducir uno de los festivales más reconocidos: San Remo.

Sin planearlo, y por supuesto aprovechando las oportunidades que se le presentaban, inició una exitosa carrera como presentadora y conductora en la televisión italiana

Intentó trasladar a la Argentina su rol como conductora con diversos shows musicales y de entrevistas en la televisión abierta, pero no tuvo la misma suerte, sino que por el contrario, cosechó más críticas que elogios, especialmente dirigidas a su falta de carisma y soltura, y tuvo que soportar la odiosa comparación con Susana Giménez, una de las conductoras argentinas más importantes.

Más allá de estos tropiezos continuó ligada a la moda como columnista gráfica, empresaria, y dirigiendo la carrera de modelaje de la Universidad de Palermo, entre otras actividades

Está casada con el empresario Alejandro Gravier, quien asumió desde inicio de la relación el rol de manager, inclusive, muchos le atribuyen a él haber sido quien mejor la “vendió” en el mundo, de ser el artífice de su enorme éxito internacional, y de la construcción de la marca Valeria Mazza.

La pareja ha tenido cuatro hijos.

Por otra parte, es una comprometida activista social y siempre dice presente en causas vinculadas a la promoción y asistencia en materia de salud y educación

Es la embajadora argentina e internacional de la Fundación Olimpíadas Especiales desde el año 1993.

Amadrina la sala pediátrica del Hospital Austral.

Buscador

Recientes