Historia de Urano

Antes de Zeus y el resto de dioses olímpicos y héroes, existían los titanes. ¿Y antes de estos? Los titanes primordiales, uno de los más importantes de los cuáles era Urano.

Para la mitología griega, Urano es un titán primordial que representaba al cielo.

Su condición de titán primordial significa que es una deidad preolímpica (anterior a la época en la que Zeus y el resto de los dioses olímpicos reinaban sobre la tierra y los hombres), aunque todavía jugó un papel en la época olímpico, ya que quedó como el cielo que cubría la Tierra, siendo sostenido por Atlas (este último, castigado por Zeus a sostener perpetuamente la vuelta celeste.

Como en todas las creencias ancestrales, y antes de la llegada de las religiones clásicas, las deidades representaban un elemento del entorno y/o la vida cotidiana, el cielo en el caso de Urano.

Y el cielo no es poca cosa para los antiguos, pues era motivo tanto de algunas alegrías como de muchos miedos. En unas sociedades que no entendían muchos de los fenómenos que los rodeaban, por ejemplo el hecho de que saliera el sol cada día por el mismo lugar exigía un componente de trabajo y sacrificio por parte del pueblo.

Es por ello que el ser superior encargado de algo que -y parafraseando a los galos protagonistas de las aventuras de Astérix- podría caerles sobre sus cabezas, fuera muy importante en su visión del cosmos.

La evolución de la civilización trajo, consecuentemente, cambios en las religiones. Los dioses perdieron parte de esa relación con el entorno, los elementos y las actividades cotidianas.

Y un buen ejemplo de ello es que todas las religiones clásicas tienen un dios de la guerra, algo que no está presente en la naturaleza.

No obstante, estos elementos naturales y actividades diarias todavía tenían importancia en las sociedades clásicas, por lo que Urano siguió presente en la mitología griega, en un papel realmente importante (no lo será aguantar la bóveda celeste...) pero con pocas menciones y secundarias.

Urano era hijo y esposo de Gea, la madre tierra, una deificación esta última común a todas las religiones antiguas e importante por lo antes explicado.

Ambos son los padres de la primera generación de titanes, quienes darían lugar a los dioses olímpicos, lo que convierte a Gea y al mismo Urano en los abuelos de Zeus, Hera, Hades, Poseidón,...

Como Urano impedía el nacimiento de sus hijos, Gea les pidió ayuda, y Crono se ofreció, castrando a su padre.

De las salpicaduras de sangre surgieron los gigantes, las erinias y las melias, y del contacto de los genitales con el mar, de la espuma más concretamente, Afrodita, en una escena que fue inmortalizada por Botticelli.

Urano vaticinó que los titanes caerían de la mano de sus hijos, los dioses, y ayudó activamente junto a Gea a que Rea salvara a Zeus y, de esta forma, materializar su predicción.

Fotolia. (en orden de aparición)
cityanimal

Buscador

Recientes