Historia de Uku Pacha

En toda cosmología antigua encontramos un lugar al cual van a parar las almas; el tártaro para los griegos podría corresponder a una suerte de infierno para la tradición judeo-cristiana, aunque conviene recordar que en este último caso también encontramos el cielo para los que han sido justos en vida.

Para los antiguos incas, las almas de aquellos que no habían merecido ir al Hanan Pacha, así como las de los no natos, iban al Uku Pacha.

El Uku Pacha era, para los antiguos incas, una suerte de infierno, el inframundo, que se encontraba físicamente en un plano bajo el Kay Pacha, el mundo de los vivos, nuestro mundo.

En esto, coincidiría con el infierno cristiano o el tártaro griego, que se encontraban bajo tierra, en las profundidades.

Por lo tanto, los incas consideraban que las cuevas o las fuentes (orificios todos ellos que comunican con el subsuelo de una u otra forma) eran medios de comunicación entre el Kay Pacha y el Uku Pacha, lo que convertía a esos lugares en sitios de adoración.

Debido a su localización, Uku Pacha también incluía todo lo que se encontraba bajo tierra. Este concepto fue utilizado por los misioneros españoles para explicar el infierno.

No deja de ser curioso que los ritos funerarios incaicos no siempre guardan relación con este inframundo.

Si bien en algunos casos, los incas enterraban a sus muertos en pozos de cierta profundidad (lo que parece indicar una devolución a la madre tierra y una mayor relación con el Uku Pacha), en otros lo hacían en torres funerarias construidas expresamente.

Como todos los planos de existencia, para los incas, el Uku Pacha tenía una representación animal, que en este caso era la serpiente.

Dicho animal, junto al cóndor y el puma, forma lo que se conoce como “trilogía inca”, y también representa el infinito.

Otra característica de la serpiente es la muda de su piel, que simboliza una cierta renovación. ¿Tal vez una última oportunidad para las almas de redimirse?

El Uku Pacha era relacionado con la deidad Pachamama, diosa de las cosechas.

No debe extrañarnos la relación de un entorno para los muertos como es el Uku Pacha, con una diosa más relacionada con la vida (las cosechas hacen brotar nueva vida y dan vida a los vivos a través de los alimentos), pues hemos visto que la regeneración -de la serpiente- da origen conceptualmente a nueva vida.

Buscador

Recientes