Biografía de Tim Cook

Sustituir a Steve Jobs en la dirección de Apple no era tarea fácil bajo ninguna circunstancia. No ya por el enorme ego de este y la forma personal en cómo llevaba la compañía, o por su habilidad a la hora de elegir la tecnología que integrarían sus productos, si no por la auténtica reverencia que le profesaban los seguidores de la marca.

Pero a la hora de la verdad, Cook ha demostrado que sabe mantenerse firme en el mando y capitanear a Apple para que no pierda el compás de la época dorada que vive la compañía de Cupertino.

De Jobs, todos sabemos muchas cosas gracias a su notoriedad pública (hasta se han hecho varias películas sobre su vida en Apple), pero de Cook sabemos, en general, poco o nada. Ha llegado el momento de conocer algo de él también.

Timothy Donald Cook, más conocido simplemente como Tim Cook, nació el 1 de noviembre de 1960 en Mobile, Alabama, el “sur profundo” de los Estados Unidos, en el seno de una familia trabajadora.

A diferencia de otros empresarios y ejecutivos de Silicon Valley que disfrutaron de una educación esmerada o que, por méritos propios, pudieron estudiar en los centros que luego impulsarían la revolución tecnológica, Cook se graduó en ingeniería industrial por la Universidad de Auburn en 1982, y en 1988 terminó un MBA por la ya más conocida Universidad de Duke.

Se inició en el mundo de la industria tecnológica en 1982 en IBM, por aquel entonces considerada por Steve Jobs como la gran rival de Apple.

En 1997 también hizo un breve paso por Compaq, compañía en la que estuvo solamente seis meses. En ambas empresas ostentó cargos ejecutivos de responsabilidad.

Fue en 1998 cuando Steve Jobs le propuso ir a trabajar a Apple.

Cuando ya dirigía Apple, Cook explicaría que aceptó la propuesta de Jobs no tras un análisis racional de sus beneficios y riesgos, si no de forma impulsiva, “seducido” por quien considera un genio de la creatividad.

Pese a dicha decisión impulsiva, quienes lo conocen afirman de Cook que es una persona muy lógica, que sigue los dictados de la mente tras un análisis razonado de las circunstancias.

Es de suponer que una excepción al pensamiento lógico para intentar una aventura que, en el momento, podía ser vista como “romántica” -y que el tiempo ha demostrado como acertada-, es siempre posible.

Cook no entró en Apple en cualquier puesto, sino en el de Vicepresidente sénior para las operaciones en todo el mundo.

Las decisiones que debía tomar Cook se centraban, sobretodo, en los suministradores de componentes.

Racionalizó toda la cadena de adquisición, subcontratando a terceras partes la fabricación de componentes que antes llevaba a cabo la propia Apple, también cambiando la política de stocks.

Con los cambios que introdujo, Apple pudo reducir en gran medida los costes de fabricación, pasando a engrosar su cuenta de beneficios.

Tim Cook puede no ser un visionario en cuestión de tecnología, pero es un excelente administrador y un gran experto en logística, dos aspectos en los que Apple cojeaba un poco y que le vinieron como anillo al dedo en el momento en que él entró a formar parte de la organización.

No obstante, su puesto de trabajo no tenía el glamour para ser conocido por el gran público, así que su figura no era muy conocida fuera de ciertos círculos. Ello hizo que, al hacerse cargo de Apple, fuera un gran desconocido para el público en general e, incluso, para parte de la prensa especializada.

En 2009, durante la primera ausencia de Steve Jobs por razones de salud, Cook ya se hará cargo de la compañía.

Durante esta y las dos posteriores ausencias de Jobs por motivos médicos, Cook se encargará de las decisiones del día a día en Apple, mientras que las líneas de negocio generales y de producto serán decisiones tomadas por Jobs.

El 24 de agosto de 2011, con la renuncia oficial y definitiva de Steve Jobs, Tim Cook se convierte en el nuevo CEO de Apple.

Los motivos de la sucesión no son gratos (la enfermedad de Steve Jobs se lo llevaría en octubre del mismo año), pero Cook acepta la misión y trabaja en Apple en lo que mejor sabe: minimizar costos, optimizar recursos, e incrementar los beneficios.

Los cambios que él ha venido introduciendo en la operativa diaria de la empresa han facilitado que los beneficios de Apple batan récords históricos, en un dinámica de crecimiento que parece no tener fin.

En el apartado de innovación, nuevamente Cook aparece como un excelente gestor, y aunque la marca de la manzana mordida no ha lanzado ningún nuevo formato de dispositivo radicalmente rompedor, ha habido pequeñas contribuciones como el notch de los smartphones que hoy lucen los principales flagship de la mayoría de los fabricantes, aunque antes de que lo luciera el iPhone X, lo hizo el Essential Phone.

habréis notado que en este artículo no hay referencias a su vida personal. Ello es debido a que la mantiene a salvo de miradas indiscretas.

De carácter solitario, no le gusta divulgar su vida privada, por lo que hay poca información y poco contrastada sobre ella.

La única excepción que hace a esta férrea política es sobre su orientación sexual: Tim Cook se ha declarado abiertamente gay. Y ello se explica como un gesto hacia la comunidad, ya que considera que esta declaración pública puede contribuir a normalizar la situación de la comunidad gay en un entorno en la que esta aún sufre discriminación, pese a los logros que se han hecho en la materia en las últimas décadas.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes