Biografía de Svetlana Aleksiévich

Premiada escritora, Svetlana Aleksiévich es de origen bielorruso y toda su carrera la ha dedicado al periodismo, en donde ha producido enormes aportes a la conciencia sobre tragedias tales como la guerra, la violencia, el lugar de las mujeres en ámbitos masculinos, etc. Su literatura no es de ficción sino que utiliza relatos reales y verídicos para contar experiencias complejas y dramáticas características del entorno soviético a lo largo de todo el siglo XX.

Nacer luego de la guerra para pasarse la vida documentándola

Svetlana nació en el año 1948 en lo que hoy sería Ucrania pero que para aquel entonces formaba parte de la poderosa y extensa Unión Soviética. Su familia, de origen humilde, le transmitió desde siempre la pasión por las letras debido a que ambos padre y madre eran maestros y dedicaban su vida a trabajar con mucho esfuerzo para tratar de tener una vida lo más digna posible en una época difícil. Desde chica Svetlana se vio entonces rodeada por textos, libros y así fue naciendo su interés tanto por la enseñanza como por la escritura.

Eligió como carrera universitaria la del periodismo, que empezó a estudiar en el año 1967 en Bielorrusia. Habitó ese país desde pequeña y es por eso que hoy en día su nacionalidad es bielorrusa, cambio que formalizó en el año 1991 luego de la caída del Muro de Berlín y de la desaparición de la Unión Soviética. Desde las diferentes instituciones educativas en las que participó realizó publicaciones y trabajó en periódicos educativos, siendo estas sus primeras experiencias como periodista.

La profesión que tendría como objetivo dar voz a quienes la habían perdido

Cuando comenzó su carrera profesional como periodista dio sus primeros pasos en trabajos locales como reportera. Encontró su estilo personal al escribir textos a partir del aporte de numerosas voces ya que entendía que su propia palabra no bastaba sino que la realidad se construía con un sinfín de experiencias y anécdotas de diferentes sujetos. Su trabajo destacó entre la multitud de publicaciones a partir de la década de 1980 cuando se dedicó a escuchar y retomar la palabra de las experiencias vividas en la Unión Soviética desde principios del siglo XX hasta la actualidad.

Entre sus libros más recordados y prestigiosos se encuentra "Voces de Chernóbil" que retoma las historias de cientos de personas que sufrieron aquella enorme tragedia nuclear, "Los muchachos de zinc" y su recopilación de historias sobre la guerra en Afganistán y "La guerra no tiene rostro de mujer", tal vez su trabajo más reconocido donde cientos de mujeres recuerdan su paso por la 2da Guerra Mundial.

Buscador

Recientes