Historia de Nuestra Señora de Candelaria

Nuestra Señora de Candelaria es una de las tantas advocaciones de la Virgen María que reconoce la Iglesia Católica y que ha desarrollado una magnífica devoción y culto a su alrededor, que se manifiesta multitudinariamente en la Basílica Nuestra Señora de la Candelaria, sita en Tenerife, Islas Canarias.

Si bien su adoración trascendió los limites del municipio de Candelaria, siendo muy difundida en otras partes de España y en territorio americano (Bolivia, Venezuela, México, Perú) es en la Isla de Tenerife donde mayormente se la celebra y admira y donde tiene lugar su celebración más importante.

Es la Patrona de Canarias, decretada como tal en diciembre de 1867.

La historia sobre su aparición sostiene que fueron los nativos originarios de Tenerife, conocidos como Guanches, quienes encontraron su imagen original en el año 1390, en las orillas del mar

Su imagen primero fue depositada en una cueva y tiempo después un joven que fue prisionero de los españoles identificó a la virgen María en ella.

Cuando la noticia se empezó a difundir se trasladó la imagen a la cueva Achbinico para que el público pueda adorarla.

Antes de la conquista española de la isla, los españoles robaron la imagen, pero como tras el hecho se desató una fatal epidemia de peste se creyó que era un castigo y la devolvieron.

El conquistador español Hernán Cortés llevaba una medalla de ella en el cuello y la difundió por América tras la conquista de América.

En 1826 la imagen se perdió en una gran inundación y en 1889 se la canonizó.

Popularmente la llaman la Morenita, por su coloración de piel negra

Progresivamente, su culto fue adquiriendo más y más apoyo por parte de la ciudad y del país, que se ocupó de difundirlo y de erigirle un templo en su homenaje.

Su festividad se celebra anualmente, los días 2 de febrero (para la Iglesia Católica), y el 15 de agosto se lleva a cabo su fiesta más grande en las Islas Canarias.

Su santuario se erigió obviamente en Candelaria, Tenerife, donde los guanches hallaron su imagen y se lo denominó: Basílica y Real Santuario Mariano de Nuestra Señora de Candelaria

Su construcción llevó una década, comenzando en 1949 y finalizó en 1959, y en 2005 fue declarada como bien de interés cultural.

La construcción de su templo es un ejemplar de la arquitectura neoclásica, que por supuesto destaca por su magnitud en la geografía de Candelaria

Puede albergar unas cinco mil personas y cuenta con el sonar de unas diez campanas.

El santuario está gestionado por la Orden Dominicana.

Buscador

Recientes