Biografía de Satoshi Nakamoto

¿Habéis visto el film “Intriga internacional”? (en España titulado “Con la muerte en los talones”) El personaje de Roger Thornhill, interpretado por Cary Grant, es confundido con un agente secreto llamado George Kaplan. ¿Y por qué es confundido? Pues porque, realmente, George Kaplan no existe, es una invención de los servicios secretos americanos.

De la misma forma que Kaplan es un nombre con una reserva de hotel e, incluso, ropa en su armario, Satoshi Nakamoto es el creador de la moneda virtual bitcoin, pero... realmente este nombre es sólo un seudónimo que permite esconder la identidad del verdadero inventor.

La identidad que se esconde tras el nombre inventado Satoshi Nakamoto podría corresponder a una persona o incluso a un grupo de estas.

El nombre de Satoshi Nakamoto es publicado por primera vez en octubre del 2008 en un mensaje de correo electrónico enviado a una lista de distribución sobre criptografía.

Dicho documento se considera el manifiesto fundacional del Bitcoin y, en él, Nakamoto pone las bases teóricas de la futura moneda, de la cual él mismo (me referiré como si fuera una persona concreta) publicó el primer software para iniciar la cadena, y los primeros bitcoins.

Sólo era cuestión de tiempo que aquella pionera moneda despertara el interés de la prensa y la opinión pública y, con ello, el interés en saber quien era su autor y conocer más detalles de su vida y obra.

Nakamoto afirmaba ser un varón de 37 años residente en Japón, pero no daba detalles personales que pudieran llevar a su identificación. Las búsquedas de los periodistas fallaron en dar con él.

Cuando su verdadera identidad empezaba a ser un enigma, algunas voces empezaron a apuntar que era dudoso que fuera japonés, esgrimiendo su perfecto dominio del inglés (sí, esto no deja de tener un cierto deje racista) y que el código fuente del bitcoin no está documentado en japonés en ninguna de sus partes.

Esto último no es del todo lógico si pensamos en un proyecto ya pensado de entrada para ser de dimensión mundial.

El 3 de enero de 2009, Satoshi Nakamoto iniciaba el minado del primer bloque de bitcoins y, con ello, daba comienzo a una fiebre por la nueva criptomoneda digital que se transmutó en especulación hasta lograr que el bitcoin cotizara a un precio cercano a los 20.000 euros, sufriendo luego una bajada tan espectacular como su subida.

Curiosamente, y aún poseer varios bitcoins, excepto por unas transacciones iniciales a modo de prueba, no se ha gastado el resto de los que posee.

A mediados de 2010, Nakamoto empezó a desaparecer de la escena del bitcoin.

Traspasó la responsabilidad del desarrollo del software en el núcleo de bitcoin a diversos colaboradores, a la par que también cedía y traspasaba determinados dominios.

El interés por saber quién era se disparó y, por ello, diversas investigaciones acabaron concluyendo con diversas teorías sobre su identidad. Entre las más importantes podemos citar:

Hal Finney un pionero de la criptografía muerto en 2014 y que fue el segundo, tras nakamoto, en utilizar el software de bitcoin. Finney moraba cerca de una familia apellidada Nakamoto, lo que podría llevar a pensar de dónde pudo sacar la idea para el álias.
Dorian Nakamoto nacido con el nombre de Satoshi Nakamoto (demasiada coincidencia), y aunque ha negado ser el autor de la criptomoneda, habría asumido su paternidad en 2014 durante una entrevista que posteriormente negó.
Craig Wright quien, juntamente con David Kleiman (muerto en 2013) habrían utilizado el seudónimo. Ha negado repetidamente su intervención en la creación de la moneda.
Nick Szabo autor de un escrito sobre criptomonedas precursor del bitcoin, su nombre fue incluido en la lista de candidatos por el parecido estilístico de sus textos con los de Nakamoto, aunque él ha negado ser el buscado personaje.
Vili Lehdonvirta y Michael Clear sociólogo económico finlandés el primero, estudiante irlandés de criptografía el segundo. Ambos negaron ser Satoshi Nakamoto.
Neal King, Vladimir Oksman y Charles Bry, que en 2008 intentaron patentar un sistema que, en su definición, incluía la expresión “impracticable revertirlo computacionalmente” (computationally impractical to reverse), la cual era utilizada tal cual por Nakamoto en el paper que dió origen al bitcoin. Los tres lo negaron explícitamente
Shinichi Mochizuki, un matemático nipón apuntado por el articulista Ted Nelson. Aunque en un artículo posterior se indica que el aludido negó tal afirmación, no hay fuente ni constancia de ello.

Así, ¿nadie conoce la verdadera identidad a Nakamoto? Rumorean que algunos servicios secretos sí.

Dotados de potentes herramientas de espionaje, identificación y búsqueda, la NSA norteamericana, sabría por ejemplo quién se esconde tras el seudónimo, aunque nadie de dicha agencia ha respondido a tal afirmación.

Pese a todos los esfuerzos, a día de hoy (noviembre de 2018) la identidad real de Satoshi Nakamoto sigue siendo un misterio.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes