Biografía de San Pedro

San Pedro es una de las figuras más emblemáticas e importantes de la Iglesia Católica. Fue apóstol de Jesús durante el paso de éste por la tierra y también se lo considera como el Primer Papa o Jefe de la Iglesia.

Simón Pedro o Shimón bar Ioná, tal era su nombre original, era un hombre humilde, de escasos estudios, que se dedicaba a la pesca en Betsaida, Galilea, Israel.

Fiel compañero de Jesús

Justamente en su actividad pesquera en el Mar de Galilea conocería a Jesús y en ese momento decidiría dejar todo para seguirlo en su misión evangelizadora, que luego adoptó como propia, y asimismo para convertirse en ese famoso y paradigmático grupo que se conoció como Doce Apóstoles.

Casi todo lo que sabemos hoy de él es gracias al Nuevo Testamento y sus correspondientes evangelios.

De estos textos se desprende que era uno de los preferidos de Jesús y uno de los pocos que participaba en todos los asuntos que convocaba su maestro.

La denominación de Pedro no fue caprichosa sino que tiene una razón muy importante en la historia de la Iglesia ya que así lo llamaba Jesús al sindicarlo como la piedra sobre la cual edificaría su propia Iglesia. Porque Piedra en latín se dice petra.

La reconstrucción que el evangelio hace sobre la figura y personalidad de Pedro nos indica que era un hombre sencillo, austero, comprometido y también muy impetuoso en sus acciones.

Negó tres veces a Jesús

En tanto, una de las historias más divulgadas sobre Pedro y que nos demuestran la debilidad que como hombre profesaba es aquella que cuenta que a pesar de su adoración a Jesús llegó a negarlo tres veces esa noche en que lo arrestaron a Jesús y le consultaron si lo conocía.

Jesús, un tiempo antes le había anticipado a Pedro que llegaría el momento en que él lo negaría, por supuesto Pedro descreyó de esto…

Evangelización y persecución

Pero eso no manchó todo el trabajo que había hecho con Jesús ni su compromiso con él y por eso es que es a una de las pocas personas que Jesús se le aparece tras la resurrección, y entonces ese hecho aumentó su fe y lo instó a divulgar con más fuerzas la palabra de Dios por todo el mundo.

Tras la muerte de Cristo se convertirá en el líder de la comunidad cristiana de Palestina por más de una década.

En el año 44, Herodes lo encarcela y esto marca su ida de Jerusalén y el comienzo de un viaje que lo llevará a propagar la religión cristiana por Siria, Grecia, y Asia Menor hasta recalar en Roma.

En Roma también sufrirá las persecuciones por parte del emperador Nerón cuando lanza una caza de brujas contra los cristianos.

Muere crucificado como Jesús en el año 67.

Arte Fotolia: Jorisvo, Renata Sedmakova

Buscador

Recientes