Biografía de San Francisco Javier

Fue un religioso católico de enorme influencia en el siglo XVI. Fundó junto a San Ignacio de Loyola la Compañía de Jesús, popularmente conocida como orden de los Jesuitas (1534), y fue su más estrecho colaborador y amigo.

Desarrolló un intenso trabajo evangelizador en Asia por el cual la Iglesia Católica lo ha distinguido como uno de sus misioneros más celebres y exitosos.

Fue un entusiasta e incansable propagador de la fe en Jesucristo y ello lo elevó a ser designado como patrono de las misiones

Tuvo un origen aristocrático, su padre, Juan de Jasso, se desempeñó como presidente del Real Consejo de los Reyes de Navarra (Catalina de Foix y Juan de Albret), y su madre perteneció a una familia de raigambre noble.

Fue el más pequeño de cinco hermanos.

Nació en el Castillo de Javier, o de los Jasso, un 7 de abril del año 1506, situado en la localidad de Javier, en Navarra.

La fama alcanzada por San Javier hizo que el castillo donde nació se convirtiese con el tiempo en un lugar sagrado para muchos fieles y en el centro de peregrinación de aquellos fanáticos seguidores de este santo católico y jesuita

Se lo declaró bien de interés cultural en 1994 y por tanto se le brinda una protección especial para su conservación conforme.

El contexto político de inestabilidad que vivió en su infancia, a razón de la pelea entre España y Francia por Navarra, y en el que su familia por el lugar que ocupaba en la sociedad quedó muy implicada, marcó su destino.

Con su padre fallecido y sus hermanos en prisión, consecuencia directa de los avatares políticos, decidió emprender rumbo a París, donde conoció a San Ignacio de Loyola.

Juntos fundaron la famosa orden religiosa Compañía de Jesús, que se extendió rápidamente por todo el mundo, y que a la fecha es una de las más importantes del mundo.

Decidieron hacer voto de pobreza y empezar la obra evangelizadora en Tierra Santa.

Colaboró en la redacción de las constituciones de la Orden Jesuita

En Roma, en 1537 se ordenó como sacerdote y empezó a dedicarse casi exclusivamente a la concreción de obras de caridad para ayudar a los más necesitados.

En 1541 se lanzó a concretar un proyecto muy querido: evangelizar Oriente

Recorrió cada parte de India y Japón y logró que muchos habitantes abrazasen la fe católica.

Murió un 3 de diciembre del año 1552, en la Isla de Sanchón Sancián, en cercanías de China, a los 46 años.

Su cuerpo afectado por diversos problemas de salud y el intenso trabajo pastoral marcaron su final anticipado.

Su festividad se celebra cada 3 de diciembre

Fue beatificado por el Papa Paulo V, el 25 de octubre de 1619, y canonizado tres años después, en 1622, por el Papa Gregorio XV, junto a su amigo y "socio" San Ignacio de Loyola.

Buscador

Recientes