Biografía de Ryke Geerd Hamer

Ryke Geerd Hamer fue un médico alemán que se hizo famoso por ser el creador de la llamada Nueva Medicina Germánica, una pseudo ciencia que nunca fue reconocida por los ateneos médicos como fiable, e inclusive, tanto su creador como su invento, fueron cuestionados por el antisemitismo que proponían.

Nació en el municipio alemán de Mettman, el 17 de mayo del año 1935.

Estudió las carreras de medicina y teología, en la universidad alemana de Tubinga.

Según él, las enfermedades humanas se desarrollan únicamente por un trastorno emocional severo y por tanto solo la mente estaba facultada para re programar el cuerpo y así curar cualquier afección, sin necesidad de un tratamiento

Si bien está demostrado por la medicina que el plano emocional influye notablemente en la salud, también son de peso otras cuestiones como: la genética, el ambiente, y los malos hábitos, entre otros.

Claramente para la medicina no basta con que la mente re programe al cuerpo para curarse.

Esta ha sido una de las tantas propuestas exóticas que le valieron rechazo de parte de sus colegas y de la opinión pública, porque consideraron que su nefasto aporte no hacía más que producir falsas expectativas a enfermos y sus familiares, y promover creencias falsas.

El detonante y el viraje de 360 grados que le impulsó a su vida profesional fue la trágica muerte de su hijo, en 1978, en un confuso y oscuro incidente que se produjo en el yate en el que se lo encontró sin vida, en la isla italiana de Caballo, frente a Córcega

Presuntamente y según siempre sostuvo el propio Ryke Geerd Hamer, el príncipe Víctor Manuel Saboya, hijo del último rey de Italia, lo habría asesinado de un disparo, sin motivo aparente, sin embargo, por su influencia política se escondieron pruebas y la investigación nunca concluyó con una condena.

El hijo de Hamer tenía 19 años.

Ryke Geerd Hamer nunca creyó en la hipótesis del accidente.

Tras ese infortunio, él y su esposa desarrollaron cáncer, él se curó gracias a su método, mientras que su esposa falleció y le atribuyó ese desenlace fatal al hecho que ella no creyó en su tratamiento.

Entre las tantísimas barbaridades que ha dicho se destacan: que su método le hacía frente a los grupos de poder judíos que obstaculizaban desde el área farmacéutica la cura del cáncer, que en la propia Alemania a ningún judío enfermo de cáncer se lo trataba usando quimioterapia y que el cáncer era un invento judío para exterminar progresivamente a la comunidad que no lo era

Dentro de su excéntrico y poco riguroso ideario, el sionismo, el movimiento que aboga por un estado israelí independiente, está perpetrando un genocidio de los no judíos, usando para su provecho la medicina que el desarrolló, y le impiden a los otros usarla, calificando a la corriente de genocida.

Si bien en 1986 fue inhabilitado para ejercer la medicina, no se detuvo en cuanto al tratamiento de pacientes y la difusión de su propuesta, que llegó a ser adoptada por otros colegas

Su intervención más polémica y famosa se produjo al tratar el cáncer de la niña austriaca Olivia Pilhar quien llegó a su consultorio impulsada por la desesperación de sus padres que ansiaban curarla del cáncer que padecía.

Sus padres no querían someterla a quimioterapia y entonces viajaron a Málaga, España, donde residía en ese momento Ryke Geerd Hamer .

Las autoridades españolas actuaron de inmediato ante la advertencia que salió de Austria, y finalmente Olivia se salvó, pero sometiéndose a una cirugía que le extirpó el tumor.

Luego de este caso estuvo preso en Alemania y Francia algún tiempo.

Uno de sus discípulos más fieles es el catalán Enric Corberá, un médico español que asegura curar cualquier cáncer a través de un tratamiento denominado como bio neuroemocion.

Corbera, partidario de Hamer, gana millones de euros al año a costa de personas desesperadas por curarse de la enfermedad y tener un futuro posible.

Los últimos años se vida de Ryke Geerd Hamer se sucedieron en Noruega, donde falleció el 2 de julio de 2017, a los 82 años a razón de un ACV.

Buscador

Recientes