Biografía de Roland Barthes

Roland Barthes fue un intelectual francés que ejerció una notable influencia en el campo de la semiótica, una disciplina que surgió de la filosofía, y que aborda los sistemas de comunicación sociales, poniendo el foco en los signos.

Emblema del estructuralismo francés, distinguió con sus pensamientos y textos el ámbito intelectual y cultural del siglo XX

Era oriundo de la comuna de Cherburgo, en la cual nació un 12 de noviembre del año 1915.

Su infancia estuvo marcada a fuego por la muerte de su padre, quien falleció al año de su nacimiento, en un combate en el que participaba.

Fue criado por su madre de creencia protestante.

Estudió Filología en la Universidad de París y se graduó en la materia y en Letras clásicas, sin embargo, la tuberculosis que lo afectó en plena etapa de formación académica lo atrasó en los estudios

En la década del cincuenta comenzó a escribir los primeros ensayos que lo erigieron en un influyente semiólogo, perteneciente a la corriente estructuralista.

El movimiento del Estructuralismo Lingüístico al que adhirió nació a comienzos del siglo XX, un tiempo antes que él, e implicó la modernización de la lingüística.

El lingüista suizo Ferdinand de Saussure fue su precursor y uno de sus grandes referentes, por supuesto.

Su principal estandarte fue la novedosa concepción que trajo respecto del lenguaje, concibiendo a los hechos lingüísticos como parte de un sistema en el que los diversos elementos que lo componen presentan una relación y una dependencia tan íntima que los lleva a conformar una estructura.

El principal aporte de Roland Barthes ha sido sin duda el planteamiento de la “muerte del autor”, metáfora que utilizó para explicar que los autores, una vez que publican su obra, ya no pueden ser considerados como los padres creadores de la misma y a los que se les deben atribuir todos los beneficios, porque aparece la figura el lector, que deja de ser un participante pasivo para asumir el rol de productor de sentido del texto en cuestión

Roland Barthes estaba convencido que el significado de una obra no era una responsabilidad del autor sino que el mismo deberá ser creación exclusiva del lector a partir de un procedimiento de análisis del texto.

Fue un autor prolífico que logró que gran parte de su vasta obra fuese traducida al español, entre otras lenguas, mientras que su novedosa propuesta atrajo el interés de plazas como Oxford, en Reino Unido, Harvard, en Estados Unidos, Japón, y en América Latina, tanto Chile como México, lo recibieron con enorme entusiasmo en las conferencias que dio.

Su vida culminó abruptamente un 23 de marzo del año 1980 tras sufrir un accidente vial en las inmediaciones de la Universidad de La Sorbona, en París.

Tenía 64 años.

Buscador

Recientes