Biografía de Rodrigo -El Potro-

Con un futuro exitoso y prometedor en sus manos, nadie imaginaba que Rodrigo podría morir tan joven. Este popular artista llevó adelante un enorme recorrido que lo llevó desde los inicios más humildes al estrellato más decidido. Dedicado al cuarteto, brilló en un ámbito donde los artistas eran muchos y mucho más difícil era triunfar o ser reconocido. Rodrigo Bueno nació en Córdoba pero en muy poco tiempo se convirtió en un ídolo nacional.

Desde el centro de Argentina para todo el territorio

El 24 de mayo de 1973 comenzaría la vida de uno de los artistas populares argentinos más importantes y representativos de la cultura nacional de los últimos tiempos. Córdoba lo recibió a este mundo y, como era de esperarse, le daría una identidad marcada que iba más allá de ese reconocible acento sino que le marcaría su pasión por el cuarteto, por el gozo y la buena energía.

Su padre era productor musical, lo cual le permitió a Rodrigo Bueno acercarse desde muy temprano en su vida al ámbito de la música profesional. Otro ídolo popular de Córdoba, la "Mona" Giménez, era conocido directo de su familia y esto ayudó a ubicarlo en el mundo de ese arte.

Sin embargo, no podemos hablar sólo de sus contactos o facilidades. Rodrigo Bueno tenía dos talentos: uno era el canto y la pasión por el cuarteto. El otro era su histrionismo, su carisma y su simpatía. Tal vez fue este último elemento el que le permitió llegar aún a más gente cuando la fama alcanzó su vida ya que quienes lo vieron sostienen que sus shows eran espectáculos únicos donde el cantante interactuaba con el público y brindaba una performance inolvidable.

El éxito musical y un triste final que no terminó con su legado

Hacia fines de la década de 1980, Rodrigo se encuentra en Buenos Aires, lugar central de la industria de la música nacional. Allí, Rodrigo firma su primer contrato con una discográfica importante y en 1987 publica su primer disco. La dedicación a un oficio que tenía mucho de goce pero también mucho de esfuerzo comenzó a darle sus frutos lentamente, al ser reconocido en el ámbito del cuarteto y de la música popular cada vez más fuertemente. Es a fines de 1990 que su presencia en el mundo del cuarteto, con canciones como "Soy Cordobés", "Lo Mejor del Amor", "La Mano de Dios" (dedicada a Maradona) y muchas otras, ya estaba completamente asentada y con promesas de seguir creciendo al infinito.

Pero el final llegó antes de lo esperado. En la noche del 23 de junio del año 2000, Rodrigo se encontraba conduciendo su camioneta por la Autopista que une la ciudad de Buenos Aires con la de La Plata, luego de un show de dos horas y de otros compromisos laborales. Un accidente automovilístico, más específicamente un fuerte roce con la camioneta de Alfredo Pesquera, haría que tanto Rodrigo como los acompañantes de su viaje sufrieran el vuelco y un terrible golpe que, provocó la muerte de Rodrigo y el cantante Fernando Olmedo.

Las sospechas sobre su muerte se mantienen hasta el día de hoy, especialmente por lo violento y abrupto del cierre de su vida. Sin embargo, su legado se mantiene hoy muy vivo debido a que es una de las figuras más recordadas y queridas de la música popular argentina.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes