Biografía del Rey Salomón

La Biblia es un libro que no pasa de moda y en el que es posible encontrar información de gran valor histórico, teológico o simplemente humano. En el libro l de los Reyes aparece un personaje que simboliza el ideal de sabiduría y de justicia, el rey Salomón.

Según el relato bíblico era hijo del Rey David y le sucedió en el trono de Israel. Su figura no ha sido borrada por el paso del tiempo y, de hecho, las valoraciones justas y ecuánimes las etiquetamos como "decisiones salomónicas".

En un sueño Salomón recibió la visita de Jehová, quien le pidió al monarca que eligiera un don y le sería concedido. En lugar de escoger riquezas, poder o la muerte de sus enemigos, tomó una sabia decisión: discernir entre el bien y el mal.

Jehová accedió a su petición y, al mismo tiempo, le autorizó para que construyera un templo en Jerusalén.

El juicio más célebre de la historia

Un día se presentaron ante él dos prostitutas. Cada una de ellas había criado a un niño, pero uno de ellos había muerto ahogado. Las dos mujeres reclamaban ser la madre del que había quedado vivo.

El rey tenía dos testimonios opuestos y ninguna prueba que demostrase quién decía la verdad. Así, pidió que trajeran una espada para que el niño vivo fuera partido por la mitad y cada madre recibiera una de las partes. Una de las mujeres mostró su conformidad, pero la otra no quiso aceptar la decisión y le pidió al rey que le diera el niño a la otra mujer.

De esta manera, Salomón supo con certeza que la auténtica madre era la que había renunciado a su hijo. Gracias a la sabia estrategia del rey se hizo justicia y la madre verdadera pudo criar a su hijo.

El encuentro con la reina de Saba

Makeda, reina de Saba, visitó al rey de Israel en Jerusalén y trajo con ella gran cantidad de regalos. Con su presencia la reina quería conocer de primera mano si las leyendas sobre el sabio monarca eran ciertas o simples relatos inventados.

Según otras versiones, el propósito del encuentro era el intercambio comercial entre los dos reinos. En cualquier caso, la personalidad y la sabiduría del rey impactaron a la reina y como consecuencia de ello Makeda se convirtió al judaísmo.

A pesar de que el rey Salomón tenía un amplio harén de esposas y concubinas, se quedó prendado de la belleza de la reina. Según los relatos de la iglesia ortodoxa etíope, los dos monarcas tuvieron un hijo, Menelik. En el Kebra Nagast, el libro de los Reyes de Etiopía, se cuenta que Menelik proclamó al pueblo etíope como el auténtico pueblo elegido de Dios.

Un hombre sabio que también cometió grandes errores

Según el relato bíblico, el rey Salomón se desvió del camino correcto de varias maneras.

En primer lugar, se casó con la hija del faraón de Egipto con el fin de ampliar su poder a otros territorios, pero esta decisión se oponía al mandato de Jehová que le prohibía alianzas con reinos extranjeros.

En segundo lugar, mantuvo relaciones íntimas con mujeres de otros reinos y cuando llegó a la vejez se interesó por otros dioses. Todo ello provocó la profunda decepción de Jehová.

> Siguiente >>>

Fotolia. (en orden de aparición)
Fluenta


Buscador

Recientes