Biografía de Raúl Alfonsín

Nacido en el interior de la provincia de Buenos Aires, Raúl Alfonsín es recordado por la historia argentina contemporánea como el primer presidente en tomar el poder luego de la vuelta a la democracia en 1983. Su trabajo previo como abogado y como entusiasta luchador por los derechos humanos y laborales le había ganado un respeto y buen nombre no sólo en el ámbito de la política sino del poder en general del país.

Comienzos de uno de los presidentes más importantes del Río de la Plata

Raúl Ricardo nació en la localidad de Chascomús en el año 1927, tres años antes de que el también presidente radical Hipólito Yrigoyen sufriera el primer golpe de estado del siglo XX. Allí vivió gran parte de su vida infantil y juvenil, rodeado de una abundante familia que se había dedicado por generaciones al comercio.

Sus primeros estudios fueron tranquilos y su vida juvenil se desempeñó entre los últimos momentos que dedicaba a su pueblo y la cada vez mayor cantidad de tiempo que comenzaba a pasar en la capital del país.

Es en Buenos Aires donde en el año 1950 se recibe de abogado por la Universidad de Buenos Aires y entonces comienza su derrotero laboral como un profesional interesado por la participación política (va a afiliarse luego a la Unión Cívica Radical) y al trabajo en defensa de los derechos humanos de numerosos presos políticos en la década del '60 y del '70.

Años de violencia y una revolución en el poder

Desde los primeros años de la década de 1970 Alfonsín comenzó a participar directamente en política, siendo en 1973 elegido por primera vez como diputado nacional. Desde sectores intransigentes del radicalismo que no querían claudicar en sus ideales fue creciendo como figura respetada y admirada incluso por sus adversarios. Durante los largos años de la dictadura su rol como diputado se desvaneció pero entonces reapareció su rol como defensor de los derechos humanos.

En el año 1983 fue elegido como el primer presidente democrático de la República Argentina luego de la dictadura comenzada en 1976. Hasta el año 1989 se desempeñó en ese cargo debiendo hacerse responsable de una situación económica muy complicada dejada por años de profundo endeudamiento, crisis y conflictividad social.

Uno de los logros más remarcados de su gestión fue el conocido como Juicio a las Juntas que permitió en 1985 juzgar y condenar a los principales responsables del genocidio. Debió entregar antes de tiempo el poder a Carlos Saúl Menem, presidente justicialista, con quien luego en 1994 acordaría la última reforma constitucional, altamente criticada por diferentes sectores de la política.

Raúl Alfonsín fallece en 2009 debido a fallas pulmonares y fue despedido en uno de los funerales más recordados de los últimos años en la Argentina, habiendo dejado un legado de lucha y consolidación de la democracia que ha perdido fuerza con el tiempo pero que persiste aún hoy.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes