Biografía de Ramón Gómez de la Serna

Este escritor español nació en Madrid en 1888. Se formó en un ambiente liberal y antes de acabar el bachillerato ya había mostrado interés por la literatura. Realizó estudios de derecho y trabajó esporádicamente en tareas burocráticas. Su vida estuvo entregada a la creación literaria.

Ramón, que así le gustaba que le llamasen, fue el fundador de la tertulia del café de Pombo. La tertulia era conocida como la "sagrada cripta " y en ella se citaban los sábados por la noche pintores, escritores, críticos de arte y periodistas.

Los contertulios se mantuvieron fieles a su cita desde 1912 hasta 1936.

En su juventud viajó a Paris en varias ocasiones y allí conoció de primera mano las nuevas corrientes vanguardistas. En 1926 la asfixia de la dictadura de Primo de Rivera le condujo a tierras napolitanas. Allí permaneció cuatro meses con la escritora y activista feminista Carmen de Burgos y quedó fascinado por la vida callejera y caótica de la ciudad.

El estilo de las greguerías está presente en toda su trayectoria literaria y vital

Si bien su producción literaria abarca todo tipo de géneros, es recordado como el creador de las geniales greguerías. Estas breves frases esconden los secretos del alma ramoniana. Son una mezcla de metáfora, ingenio, reflexión y juego.

A Ramón le gustaba provocar: dio una conferencia en Paris subido en un elefante, compraba cachivaches inútiles para decorar su casa y convertirla en un museo y colaboraba en programas de radio con intervenciones muy parecidas a los monólogos actuales.

Fue siempre un creador irreverente e inclasificable, un agitador de la cultura y un hombre con una curiosidad infinita.

Guerra civil y exilio

Cuando dio comienzo la guerra civil española la mayoría de sus amigos del Pombo se inclinaron por el bando nacional, mientras que Ramón había expresado su apoyo a los republicanos (firmó el manifiesto de la alianza de escritores antifascistas para la defensa de la cultura).

El estallido de la guerra le causó una gran preocupación. Durante las primeras semanas de la contienda no salió de su casa y decidió colocar una librería frente a la puerta porque no sabía quién podía matarle (en los primeros meses de la guerra murieron varios escritores, entre ellos el poeta Federico García Lorca y el dramaturgo Pedro Muñoz Seca).

Esta situación le hizo emprender el camino del exilio, concretamente a la ciudad de Buenos Aires. Allí se convirtió en un porteño más y se unió sentimentalmente a la escritora y periodista argentina Luisa Sofovich.

En su largo exilio siguió colaborando con la prensa española y se integró plenamente en la vida literaria bonaerense

En 1949 regresó temporalmente a Madrid y su breve estancia fue recordada en sus memorias con un sabor agridulce; pues sintió una profunda emoción al reencontrarse con sus viejos amigos y las calles del Madrid y, al mismo tiempo, comprobó que España estaba inmersa en la indigencia moral y material.

En sus últimos años padeció los efectos de la diabetes y su carácter vitalista se fue apagando poco a poco. Ramón Gómez de la Serna murió en su casa de Buenos Aires en 1963.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes