Biografía de Ramón Carrillo

Recordado por ser el primer Ministro de Salud de la República Argentina, Ramón Carrillo puso en el cargo todo su conocimiento en neurobiología al servicio de la salud pública, un terreno novedoso para la década de 1940. Su trabajo se especializó en la construcción de hospitales y en hacer del acceso a la salud un derecho para los sectores postergados, aquellos que hasta ese momento no podían recibir tratamiento ante determinadas enfermedades y problemas.

Del interior para todo el país

Oriundo de la provincia de Santiago del Estero, en donde nació en el año 1906, Ramón Carrillo tuvo una infancia tranquila y una juventud privilegiada que le permitió dejar su mundo para seguir su sueño de estudiar medicina, una pasión que desde muy temprano se despertó en él y a la cual su familia estimuló profundamente.

Su llegada a Buenos Aires apenas terminados sus estudios secundarios, lo insertaron de lleno en el mundo de la dedicación al estudio y a la investigación, colaborando primero con doctores de renombre y realizando más tarde sus propias investigaciones en el campo de la neurobiología y la neurocirujía.

Luego de pasar unos años en Europa, donde perfecciona su trabajo y su conocimiento, regresa a la Argentina en la década de 1930. Si bien su situación económica y profesional era de cierto renombre y prestigio, no dejó de observar la decadencia de la política argentina debido a que para aquel entonces los sectores militares se encontraban en el poder y la corrupción era cosa de todos los días. Desde ese momento se comenzó a vincular con importantes referentes del pensamiento nacionalista como Arturo Jauretche o incluso su amigo personal Homero Manzi.

Ministro de Salud: cambiar la historia y la realidad

Con el ascenso de la figura de Perón en la política argentina, apareció en escena la noción de derechos de los más necesitados y, entre ellos, la idea de salud pública como algo que los Estados debían garantizar a quienes menos tenían. El trabajo de Carrillo en el estudio de enfermedades mentales, en su interés por descubrir las principales causas de la mortalidad infantil y los avances logrados en los campos de su especialización le valieron la elección de parte del mismo Perón como Primer Ministro de Salud Pública de la historia argentina. ´

Este cargo, creado en 1949, le permitió llevar adelante una profunda tarea en lo que respecta a la asistencia de sectores desprotegidos. Realizó importantes campañas de vacunación que permitieron reducir la mortalidad infantil, impuso la condición de obligatoriedad de vacunación para ingresar a establecimientos educativos y logró desterrar o limitar el impacto de enfermedades tradicionalmente asociadas con la pobreza como el paludismo, la tuberculosis o la fiebre amarilla.

Durante su gestión se inauguraron cientos de hospitales nuevos en diferentes partes del territorio argentino y se trabajó especialmente con la creación de listas de medicamentos que pudieran estar al alcance de los más humildes.

Su trabajo en este sentido le granjeó el odio y el desprecio de quienes veían en el peronismo a la razón de todos los males del país y es por eso que debió dejar el país luego de que tomara el poder la Revolución Libertadora, en 1955. Ramón Carrillo moriría tan sólo un año más tarde en Brasil, donde continuó su trabajo profesional al servicio de la salud pública y de calidad.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes