Biografía de Rafael Sanzio

Recordado como el impresionante artista responsable de las pinturas que recubren la Capilla Sixtina, Rafael Sanzio (conocido popular y simplemente como Rafael) fue uno de los pintores más importantes del período del Renacimiento pero también de toda la historia del arte occidental.

La orfandad como oportunidad de vida.

Raffaello Sanzio (así su nombre original en italiano) nació en el año 1483 en la ciudad de Urbino, ubicada a más de 200 kilómetros de Roma. En aquella época las ciudades italianas eran en su mayoría centros de cultura, arte y crecimiento económico. Como muchos otros artistas de la época, Raffaello vivió su infancia y juventud rodeado de cierto nivel de orfandad debido principalmente a la temprana muerte de sus padres.

El despertar de su talento artístico significó en su vida una salvación ya que para el siglo XV el aprendizaje del oficio era una de las únicas posibilidades de pogreso personal. Ya desde su Urbino natal mostró no sólo capacidad artística sino también especial interés por el trabajo de otros pintores de renombre como Perugino.

El arte xlcomo única esperanza.

Se cree que las primeras obras de Raffaello pertenecen a los dos últimos años del siglo XV y a los primeros del siglo XVI. Estas fueron principalmente encargos de pequeñas iglesias de ciudades o pueblos cercanos a Urbino. Desde el año 1504 se trasladó a Florencia y, aunque no permanexeria allí de modo continuo, se mantuvo en contacto con el espíritu de crecimiento y progreso característico de la época.Tanto su visita a Florencia cómo su posterior viaje a Roma lo acercaron en gran modo a quien sería una de sus inspiraciones más significativas: Leonardo Da Vinci.

Ya en los grandes centros artísticos su obra comenzó a ser valorizada y así logró consolidar una clientela que tuvo, entre otros, al mismísimo Vaticano. Para las autoridades papales que lo contrataron, Rafael tenía un estilo y un trazo único y por eso le encargarían las famosas Estancias, obra compuesta por frescos en cuatro salones diferentes en los que se representan numerosas situaciones.

Como ocurrió con muchos otros artistas de la época, al consagrarse, Raffaello organizó su propio atelier y taller a dónde recibió a numerosos estudiantes que, como el, contaban con pocos recursos económicos pero mucho talento. El artista supremo moriría en el año 1520 a sus tan sólo 37 años a causa de una complicación cardíaca. A pesar de su temprana partida, su enorme obra nos llega hasta el día de hoy como uno de los pilares fundamentales del Renacimiento.

Buscador

Recientes