Biografía de Rachel Carson

Rachel Carson fue una afamada bióloga norteamericana considerada la primera ecologista a razón de su intensa labor de concientización a favor del cuidado y respeto de la naturaleza. Hoy es una actividad que aglutina muchos adeptos en todo el mundo, sin embargo, cuando ella la inició allá por la primera parte del siglo XX, fue toda una novedad, y ella una adelantada a su época. Hoy no se la miraría con la rareza que debió soportar en aquellos años.

Era oriunda de Springdale, estado de Maryland, donde nació un 27 de mayo del año 1907. Fue criada en el contexto natural de una granja y bajo la tutela y ascendencia de su madre que le inoculó un profundo amor y respeto por todos los componentes de la naturaleza. En 1929 se graduó como bióloga y aunque la apasionaba la investigación no le quedó otra alternativa que escribir artículos sobre la vida natural y guiones para la oficina de pesca, para poder solventar sus gastos y los de su familia.

Su afán incansable la dotó de paciencia para soportar la típica discriminación machista contra las mujeres que desafiaban su época y querían ser más que amas de casa que cuidan de sus maridos e hijos. Su obra primavera Silenciosa, que data de 1962, se convirtió en un libro testigo y referente de la conciencia ambiental

El planteamiento central de su obra expresa la complejidad y la constante interrelación de los recursos y elementos que conforman la naturaleza, situación que demanda un mayor cuidado y respeto por parte del ser humano en cualquiera de las acciones que emprenda sobre ella.

Claramente, esto no se ha cumplido y por eso es que hoy, planeta y humanos, estamos padeciendo tremendos problemas: contaminación de agua, suelo y aire, cambio climático, entre los mas resonantes e impactantes.

Fue una pionera en denunciar el terrible daño que ocasionaban los pesticidas que se empleaban a instancias de las actividades agrícolas. Su investigación fue contundente y concluyente respecto de la toxicidad de estos para con la vida humana, la flora y la fauna. Su mensaje causó enorme disgusto entre las industrias químicas de aquella época, que por supuesto se vieron amenazadas en su expansión con estas advertencias.

La persiguieron y la difamaron a más no poder, inclusive, se entrometieron en su situación personal de ser soltera y sin hijos, agraviándola con todo tipo de calificativos peyorativos: vieja solterona y histérica, entre los mas hirientes.

Las grandes empresas químicas presionaron a los medios de comunicación para que no publiquen nada con su firma. Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos por desprestigiarla su libro fue un éxito de ventas y afortunadamente creció la conciencia ambiental.

En su país las consecuencias de sus investigaciones crearon conciencia y políticas públicas: se fundó la Agencia de protección ambiental y gran parte de la lista de pesticidas que denunció en su libro fueron sacados del mercado por sus efectos nocivos.

Falleció el 14 de abril del año 1964, a sus 56 años, consecuencia de un virus respiratorio que detonó en un infarto, ante el debilitamiento físico que sufría en el proceso de tratar un cáncer de mama detectado cuatro años antes.

Buscador

Recientes