Historia de Poseidón (Neptuno)

Retratado siempre con un tridente, Poseidón (el Neptuno romano) era el dios de los mares y de los terremotos para los antiguos griegos.

Poseidón era uno de los hermanos de Zeus que este liberó al abrir el vientre de Cronos, su padre, que había tragado tanto al mismo Poseidón como a sus otros hermanos.

Tras derrotar a los Titanes, los dioses se repartieron los dominios del mundo, tocándole a Poseidón el reinado sobre los mares. Como ninguno de los tres podían adjudicarse la tierra, estos se repartieron dicho dominio, tocándole a Poseidón la capacidad de hacer temblar la tierra. Por ello es también el dios de los terremotos.

Los marineros realizaban sacrificios en su honor para que les diera mares en calma en sus travesías, y era el patrón o uno de los dioses más venerados en muchas ciudades griegas.

Esto último es algo normal, si tenemos en cuenta que los griegos se expandieron a través del Mediterráneo, fundando numerosas ciudades en diversos enclavamientos que iban desde la Península Ibérica, hasta Asia Menor. Su comercio con pueblos como los Fenicios o Egipcios también estaba muy desarrollado, por lo que las rutas marítimas eran esenciales.

Uno de los hechos mitológicos más conocidos de la vida de Poseidón es su competición por el patronazgo de Atenas.

Esta fue ganada finalmente por Atenea, que hizo crecer un livo, en tanto que Poseidón hizo brotar una fuente de agua salada. Si bien el árbol puede dar comida, el agua salada es imbebible, así que para la vida de la ciudad era mucho mejor el olivo.

En la Odisea, él es el responsable del largo periplo de Ulises en su regreso a Ítaca.

Ulises había desafiado a los dioses y, al viajar por mar, es Poseidón quien se encarga de dejarle claro “quien manda”, enviándolo a aventura tras aventura durante un periplo de diez años, que deberían sumarse a los diez que duró la Guerra de Troya.

Otro episodio digno de mencionar fue la construcción de las murallas de Troya, que dotarían a esta ciudad asiática de un cariz de invencibilidad y tanto trabajo darían a los aqueos durante la guerra homónima.

Poseidón tuvo numerosas amantes, pero nunca se casó. Como todos los dioses griegos, fue padre de numerosos héroes. Su descendencia no siempre era humana y, así, se le atribuye ser el padre de delfines y focas, seres que concibió junto a una nereida llamada Anfitrite.

Especialmente buena fue su relación con Apolo, dios de la belleza entre otras cosas.

Un vestigio que nos queda del culto a Poseidón son las numerosas fuentes que se encuentran en muchas ciudades del mundo, como la de Madrid (España), sede de las celebraciones de uno de los dos principales equipos de fútbol de la capital española (aunque en este caso, la fuente lleva el nombre del dios romano equivalente).

> Siguiente >>>

Fotolia. (en orden de aparición)
Bogadeva1983 - Ritu Jethani


Buscador

Recientes