Biografía de Popea Sabina

Popea Sabina fue una mujer perteneciente a la nobleza romana que cobró notoriedad pública e histórica por su casamiento con el emperador romano Nerón, uno de los más controvertidos de la historia del imperio sin lugar a duda.

Nació en el año 30, en el seno de una familia aristocrática romana y desde temprana edad atrajo las miradas cortesanas por su belleza y su carácter firme.

Su madre, Popea, la mayor, una mujer de gran belleza también, fue asesinada en el marco de un complot urdido por la emperatriz Mesalina (esposa del emperador Claudio), mientras que su abuelo y padre (pretor) mantuvieron cercanas vinculaciones con diversos emperadores.

Se casó en primeras nupcias muy joven, a los 14 años, con un militar de origen modesto que llegó a ser jefe de la Guardia Pretoriana.

La pareja tuvo un hijo pero Popea Sabina aspiraba a tener un marido emperador y por ello se separó prontamente.

Su segundo esposo, Otho, amigo personal de Nerón, la acercó más a su ambición de convertirse en emperatriz

Otho le abrió las puertas de la intimidad de la corte y de la habitación del emperador, ya casado, y se convirtió en su amante.

En los primeros tiempos, su marido,no la celaba ni mucho menos sino que “bendijo" la relación porque le trajo numerosos beneficios, como ser nombrado gobernador de Lusitania.

Sin embargo, esa aprobación, con el tiempo, derivó en furibundos celos que complicaron la relación.

Influyó en su amante el emperador y logró que enviarán al exilio a su marido y así se sacó la molestia de encima

Pero había más obstáculos: la esposa de Nerón, Octavia, hija del emperador Claudio, predecesor de Nerón, y también la corrieron de escena.

Esta decisión enemistó a Nerón con su madre, Agripina, la joven, que se oponía a la gran ascendencia de Popea sobre su hijo.

Sin embargo, nada limitó que se convirtiese en la segunda esposa de Nerón, y en Augusta, título que le otorgó su marido tras el casamiento.

Si bien la romana no fue una sociedad abierta a la incursión femenina en la política, Popea Sabina, supo a base de sus encantos y temple, influir en su marido en muchos asuntos de estado

Se le adjudican infinidad de crueldades, que ella animó y su marido ejecutó el asesinato de las mencionadas Agripina, la joven, y Claudia; la persecución a los cristianos; la inducción al suicidio del filósofo Séneca por su cercanía con la anterior amante de su esposo, entre otras atrocidades.

Al mismo tiempo también procuró mejorar la relevancia de su Pompeya natal, logrando que el emperador le otorgase mayor independencia de acción.

Por otra parte, se le adjudicó haber impuesto una serie de novedades en materia de cuidado corporal que causaron sorpresa y se tomaron como excentricidades de reina, como bañarse en leche se asna para que su piel gozase de mayor tersura al tacto.

La pareja tuvo una sola hija, Claudia, que falleció a los seis meses de nacida.

Su final habría sido el producto de un ataque de ira de su esposo, algo bastante común en él, la habría golpeado en el marco de una discusión y mientras se encontraba bajo los efectos del alcohol, lo que le ocasionó un aborto y su consecuente muerte, cuando corría el año 65

Su fallecimiento devastó y enloqueció aun más a Nerón, quien la honró con un funeral de estado, la embalsamó, y hasta la enterró en el mausoleo de Augusto para su adoración.

Buscador

Recientes