Biografía de Pepe Mujica

En un continente donde todo es campo para la lucha, la última parte del siglo XX dio a luz a un gran número de dirigentes políticos que se animarían a cambiar para siempre la historia de la región. En el caso del pequeño pero a la vez enorme país de Uruguay, no hay duda alguna de que José "Pepe" Mujica ha sido el líder más carismático, seguido y valorado de los últimos 50 años.

Este hombre, con una trayectoria de luchador social y caracterizado por su humildad así como también por una consistente austeridad, supo ganarse el afecto y el cariño del pueblo oriental y de los pueblos latinoamericanos.

Gobernó el país entre los años 2010 y 2015, y dejó su cargo recientemente para que asuma su sucesor Tabaré Vázquez. Es reconocido además por haber sido miembro del movimiento guerrillero Tupamaros, que actuó con armas entre la década del sesenta y el setenta en Uruguay contra las formas de gobierno autoritarias que gestionaron el país por aquellos años.

Un líder revolucionario que siempre se salió de los parámetros de normalidad

Cuando uno piensa en el ámbito de la política, suele imaginar a abogados y profesionales que se pasan la vida discutiendo y debatiendo, vestidos de traje, cosas que poco importan a la población. Si tenemos en cuenta esa representación del imaginario social de lo que es un político, Pepe Mujica escapa a la misma.

A pesar de haber intentado la profesión de abogado, más por tradición que por deseo, este uruguayo nacido en la región de Montevideo nunca se contentó con lo considerado normal y en su juventud ya comenzó a participar de actividades políticas que lo transformarían en un hombre de mucho conocimiento y cintura política.

En el año 1964, con cerca de 35 años se decidió a tomar la lucha armada y se sumó al movimiento guerrillero de los Tupamaros, conformado por un gran número de jóvenes que buscaban una nación más igualitaria donde el capitalismo y la especulación económica no fueran la cotidianeidad. En esa etapa de su vida debió esconderse y retraerse a la clandestinidad debido a la violencia y al peligro que los gobiernos de la época representaban para la lucha armada. Esa clandestinidad no lo protegió por siempre y en varias ocasiones fue detenido, llegando incluso a ser su vida utilizada como chivo expiatorio por el gobierno dictatorial para que la lucha armada no se retomara.

La carrera presidencial y la transformación de Uruguay en el país más moderno de América Latina

Como ha ocurrido con muchos líderes americanos de los últimos tiempos, el caso de Mujica fue el de un hombre que intentó en numerosas ocasiones llegar al poder de su país. Tras varios fracasos y también luego de formar parte de los gobiernos de la coalición conocida como Frente Amplio (que tuvo a su compañero Tabaré Vásquez como otro de los presidentes), Mujica se consagró finalmente como presidente en 2009. Unos meses más tarde, comenzado el 2010 asumió el cargo hasta el año 2015, sin presentarse a una reelección.

En los cinco años que duró su gobierno, Mujica decidió continuar las políticas públicas de modernización que habían comenzado los gobiernos previos pero además las profundizó. Entre ellas, la inversión en educación pública, en la cristalización de leyes civiles de diverso tipo y la defensa de la economía nacional frente a las potencias tanto internacionales como del resto de América, permitieron que Uruguay se consolide como uno de los países más modernos de la región.

Fue habitual mientras era presidente de la Nación que continuase desplegando actividades domésticas cotidianas que por supuesto fueron celebradas por propios y ajenos.

En la actualidad, Mujica ocupa el cargo de Senador Nacional y uno de los elementos que más destaca a este hombre del resto de sus colegas es su estilo de vida austero que hace que viva en el mismo rancho de toda la vida, con muy pocas posesiones y sin causas en su contra por corrupción o enriquecimiento ilícito.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes