Biografía de Pablo Escobar

En la historia de los criminales más poderosos y atrapantes de la historia, no cabe ninguna duda de que Pablo Escobar tendría un lugar importante para ocupar. Escobar fue un empresario y narcotraficante de origen colombiano. A lo largo de su edad adulta logró enriquecerse como pocos en la historia y su concentración de poder le permitió liderar una de las bandas más peligrosas de criminales de toda Latinoamérica.

El origen humilde como excusa para el delito

Pablo Emilio Escobar Gaviria nació en el año 1949 en la zona de Antioquía, en Colombia. Su pertenencia a una familia humilde y de trabajadores campesinos lo expuso desde muy pequeño a una vida austera y con muchas dificultades, como las de cualquier familia de trabajadores. Se cree que su abuelo por parte de la madre había sido un conocido delincuente en la época de la ley seca en Estados Unidos y de la producción de whisky ilegal en América Latina. Uno de sus rasgos más distintivos fue su astucia, así como también lo fue su inteligencia interpersonal, aquella que le permitía vincularse con otras personas fácilmente.

A medida que fue creciendo, Pablo demostró capacidades para armar pequeños negocios y emprendimientos, lo cual por un tiempo, cuando terminó la secundaria en 1969, lo estimuló para estudiar la carrera de economía en la universidad. Sin embargo, eso no sería para él y preferiría dedicarse a pulir y consolidar aquello que él consideraba sus negocios personales y que probablemente ya en ese entonces estuviera teñido por cierta ilegalidad.

Crear su propio cartel: la llegada a la cima

Desde joven Pablo estuvo vinculado con actividades ilícitas que lo introdujeron en un mundo oscuro y complejo. Por sus propios medios comenzó a vender marihuana y cocaína, siendo que esta última sería la reina de sus negociados. Durante toda la década de 1970 se dedicó a consolidar su imperio a través de la creación de uno de los carteles de drogas más poderosos e imbatibles de la historia: el cartel de Medellín. Gracias a la infraestructura de esta organización delictiva, Pablo Escobar se transformó en el hombre más rico del planeta por siete años seguidos. El cartel concentraba la producción y distribución de casi el 80% de cocaína a nivel mundial.

A medida que su fortuna fue creciendo y las fuerzas estatales comenzaron a perseguirlo de manera sostenida, Pablo decidió que sería una buena idea participar en la política para tratar de limpiar su imagen. Así es que llegó al cargo de diputado en 1982 y esto le sirvió para consolidar su poder a través del vínculo con políticos, fuerzas policiales y otros funcionarios del Estado. Desde entonces, el narcotráfico quedaría para siempre asociado a diferentes estratos de poder estatal.

El máximo nivel de violencia desatada en pos del poder personal

Al mismo tiempo, para esa época, lleva a cabo un gran número de tareas de beneficencia en diferentes regiones de Colombia que tuvieron dos principales objetivos: por un lado, lavar la enorme cantidad de millones de dólares, y por otro, asegurarse el apoyo de un pueblo que lo veía como una especie de Robin Hood. Los intentos fallidos por apresarlo y por romper con su poder por parte del Estado colombiano y de Estados Unidos significaron el comienzo de una época muy oscura que se conoció como la de "Narcoterrorismo" debido a que Escobar y sus seguidores implementaron un plan de ataques bombas, asesinatos a figuras públicas y amenazas de gravedad extrema.

Fiel a su estilo, Escobar se entregó en el año 1991 para ser encerrado en una cárcel de su propia construcción en terrenos de su posesión. Esto fue parte de un arreglo con el Estado colombiano para evitar la extradición a Estados Unidos. Un año más tarde, Escobar se escapa de la prisión (desde donde seguía manteniendo actividades delictivas) y es finalmente muerto en el año 1993 al ser arrinconado por las fuerzas armadas en el lugar de su escondite.

Buscador

Recientes