Biografía de Otto Von Bismarck

Otto Von Bismarck fue uno de los cancilleres alemanes más influyentes de la historia de su país y responsable de la unificación de Alemania hacia finales del siglo XIX. Sus pares y el contexto político internacional lo reconocieron como un estadista y una figura clave de la política exterior europea, que supo conseguir casi todos los objetivos que se propuso, asociados a hacer de Alemania un estado hegemónico y seguro.

Las alianzas internacionales que supo coordinar y tejer fueron fundamentales en este sentido.

Fue el hacedor del Imperio Alemán, el 18 de enero del año 1871, que reunió a importantes estados como Prusia, Sajonia, y Baviera, que habían permanecido independientes hasta ese momento

En 1871 asumió el cargo de canciller y se mantuvo en dicho puesto hasta 1890, y acompañó al emperador Guillermo I, proclamado como tal en dicho año también.

El mencionado imperio existió hasta 1918, tras la derrota sufrida por Alemania en la Primera Guerra Mundial, dándole paso a la República.

Las casi cinco décadas que existió consagró a Alemania como una potencia económica e industrial.

Otto Von Bismarck nació en el municipio alemán de Schönhausen, el 1 de abril del año 1815, en el seno de una familia aristocrática.

Estudió la carrera de derecho y se graduó como abogado.

Trabajo algunos años de la profesión pero la abandonó para dedicarse a algunos negocios personales vinculados sus campos.

Sin embargo, prontamente, esta vida lo desanimaría y así es que decidió regresar a la esfera pública, como integrante del Parlamento, en las filas del partido conservador.

Fue un férreo defensor de la monarquía y la nobleza, y luchó contra la Revolución de 1848 impulsada por la burguesía y el movimiento obrero

A partir de este momento también comenzó su objetivo de unificar a Alemania bajo el mando de un Imperio poderoso.

Entre 1850 y 1860 desarrolla tareas diplomáticas en París, Fráncfort y San Petersburgo.

En 1862 es designado Primer Ministro de Prusia, cargo desde el cual se ocupó especialmente de organizar un sólido y efectivo ejército que le permitiese avanzar en las conquistas territoriales pendientes.

Desarrolló un plan para neutralizar la acción de potencias como Francia y Rusia y de crear mecanismos eficientes que convirtiesen a Alemania en centro del mundo.

Más allá de demostrar una cara democrática, gobernó con un inmenso autoritarismo, persiguiendo a católicos y a socialistas, y proscribiendo la acción de estos últimos

Cuando Guillermo II asumió el trono, tras las sucesivas muertes de Guillermo I y Federico II, la relación entre ambos se tornó muy difícil porque Guillermo no se dejó manejar como supuso el canciller.

En 1890, a los 75 años de edad, renunció al cargo de canciller.

Falleció a los 83 años, en Friedrichsruh, un 30 de julio del año 1898.

Sus últimos años de vida los dedicó a escribir su autobiografía y a declamar en contra del emperador Guillermo.

Buscador

Recientes