Biografía de Nicole Kidman

Nicole Kidman es hoy en día una de esas actrices que comienza a ganarse un lugar entre las estrellas más encumbradas. Actriz de origen estadounidense pero nacionalizada australiana, Kidman ha permanecido por mucho tiempo a la sombra de quien fuera su primer marido, Tom Cruise, pero lenta y sostenidamente pudo construir su propio camino que terminó de explotar al separarse de su cónyuge en el año 2001. Kidman es mencionada como una de las actrices mejor pagas de Hollywood y esto se debe a que su carrera se ha edificado con películas de calidad y éxitos de taquilla asegurados.

Una niña frágil y sensible que arma su propio camino

Nicole Mary Kidman nació en la ciudad de Honolulu, capital del estado de Hawai el día 20 de junio de 1967. Su familia era de origen australiano y por lo tanto luego de vivir hasta los cuatro años de edad en Washington se volvieron a la isla del sur. Es por eso que Nicole posee la nacionalidad australiana además de la estadounidense y suele estar vinculada emocionalmente con dicho país. Sus padres dedicaron la crianza de Nicole y su hermana menor Antonia al reforzamiento de sus aspectos emocionales y artísticos, por lo cual desde pequeña Nicole tuvo contacto con el mundo del teatro, las artes dramáticas y la actuación. También aprendió ballet y desarrolló un cuerpo privilegiado que es hoy consecuencia de esos años de preparación.

Hacia 1983 participó en su primer película a sus apenas 16 años. De más está decir que esta primer obra, ambientada en Navidad, le otorgó un pequeño papel pero sirvió para que ingresara al mundo de la actuación profesional. Seis años más tarde, en 1989, trabajaría con Sam Neill en la película Calma Total. Esta película llamó la atención de productoras en Europa y Estados Unidos. Tanto la impresionante belleza como el talento de Nicole asombraron a las audiencias. Un año después, en 1990, rodaría Días de Trueno. En esta película interpretaría a una médica que sería el interés amoroso de Tom Cruise, quien luego se convertiría en su primer marido. La pareja se casaría ese mismo año y se transformarían en una de las parejas preferidas de Hollywood.

Carrera profesional y crisis de pareja: años revueltos que develaron la madurez final

A través de la década de 1990 Nicole Kidman desarrolló trabajos relativamente menores. Su figura pública como esposa de uno de los galanes de la época llamó siempre la atención y le impidió consolidarse como la actriz que era. Sus trabajos de aquellos años no aparecen entre los más renombrados de su carrera. Sería en el año 1999 cuando filmaría junto a su marido y al afamado director Stanley Kubrick la película Eyes Wide Shut que contaba la historia de una pareja agobiada por la rutina en la que una infidelidad y posterior crisis terminaban de deestruir el vínculo. Esta película fue en muchos sentidos un punto de inflexión en la pareja que decidiría divorciarse apenas unos años después en medio de un escándalo mediático.

En los años posteriores a esta separación, la carrera de Nicole Kidman comenzaría a tomar vuelo. Llegarían trabajos más arriesgados y de mayor complejidad. En 2001 recibiría su primera nominación al Óscar por el musical Moulin Rouge. Películas como Los Otros, Las Horas, Dogville o Cold Mountain la consolidaría como una de las actrices preferidas de la época. Por Las Horas ganaría un Óscar en el año 2002 y un Globo de Oro. En el año 2018 volvería a incurrir en este último premio a partir de su enorme trabajo en la miniserie Big Little Lies, donde interpretó a una mujer víctima de la violencia de género.

En el año 2006 se casaría con el cantante de música country Keith Urban. En 2008 nacería su primer hija biológica, producto de su segundo matrimonio. A esa niña se le sumaría tres años después una hermanita. Con su primer matrimonio, Nicole Kidman se convirtió en madre de dos hijos adoptivos.

Buscador

Recientes