Biografía de Nicolás II de Rusia

Nicolás II de Rusia fue el último de los zares rusos que abdicó obligadamente a la longeva tradición monárquica rusa tras la Revolución Bolchevique de Octubre del año 1917.

Su destino fue el más trágico de la dinastía Romanov, a la que perteneció, y de la Rusia zarista: murió asesinado cruelmente junto a toda su familia en el medio de la miseria, dos años después de abandonar el cargo de zar ruso (1919).

Nació el 18 de mayo del año 1868, en San Petersburgo, en el seno de la poderosa dinastía Romanov que gobernaba el vasto imperio desde el siglo XVI.

Su padre, el zar Alejandro III, intentó insuflarle el interés por los temas de estado pero él prefirió los asuntos militares y pasar tiempo con su familia.

Muchos especialistas han visto en ese desinterés el principal factor de su derrota política y del estado zarista.

En lo que sí coincidió con su padre y sus antecesores fue en el respeto y en el compromiso absoluto con el sistema monárquico.

En 1894 se casó con la princesa alemana Alejandra de Hesse, nieta de la reina Victoria de Inglaterra, con quien tuvo cinco hijos: las princesas Anastasia, Olga, Tatiana, María y el heredero Alexei.

Sucedió a su padre cuando este falleció en 1894, y reinó hasta su fusilamiento en 1918, sin embargo, no fue coronado hasta dos años después en 1896, en el marco de un fastuoso festejo que terminó en tragedia, una de las varias que afectaron su corta vida…

Una multitud se congregó en la catedral del Kremlin, en Moscú, para apreciar el acto oficial de coronación, pero una avalancha transformó la fiesta en tragedia, más de mil personas fallecieron, el suceso fue leído como un mal presagio, y de ahí en más el pueblo lo apodó el sanguinario.

La gestión del imperio no le fue nada sencilla a Nicolás II a razón del contexto internacional y de diversos conflictos interiores

En 1905 sufrió un duro revés popular cuando tras una manifestación en el palacio real la Guardia Imperial acribilló a varios manifestantes.

Dicho acontecimiento pasó a la historia como la Primera Revolución Rusa, cuya principal consecuencia fue la creación del primer parlamento ruso llamado Duma y la posterior ampliación de libertades individuales.

A este difícil panorama de gobierno se sumaron la derrota rusa en la guerra con Japón y la aparición de un cuestionado personaje como Rasputín, un misterioso monje con presuntos poderes que disgustaba de igual manera al pueblo y a la nobleza rusos, pero que tenía cautivados a los zares

Rasputín ocupó primeramente un rol de sanador muy apreciado por la zarina que vivía desesperada desde que al zarevich Alex, heredero al trono, le diagnosticaron la enfermedad de hemofilia.

La zarina le atribuyó haber salvado de la muerte varias veces a su hijo y eso lo erigió en un hombre fundamental dentro de su séquito.

El disgusto por Rasputín se generalizó cuando el propio zar lo empezó a consultar por las cuestiones de estado

El estado de cosas colapsó cuando Nicolás II, desoyendo el consejo de Rasputín, se involucró en la Primera Guerra Mundial y ello significó un desastre militar para su país.

Rasputín fue asesinado por opositores al gobierno y el zar obligado a renunciar tras la Revolución Bolchevique

Una vez despojado de su autoridad, Nicolás II y su familia, más algunos colaboradores y un médico, fueron asesinados durante el largo y penoso cautiverio al que los sometieron las nuevas autoridades rusas.

Murieron el 17 de Julio del año 1918.

El reconocimiento por el martirio padecido ocurrió en 1981, cuando la Iglesia Ortodoxa Rusa los canonizó.

Buscador

Recientes