Historia de Musas

Solemos recorrer mucho, y de forma metafórica, a las Musas para encontrar la inspiración, sobretodo en lo que respecta a trabajos artísticos, los que suponen un mayor uso de la creatividad, pero pocos de nosotros conocemos realmente lo que eran las Musas más allá de su relación con la inspiración.

Para la mitología griega clásica, las musas eran seres que, inicialmente, vivían en las fuentes, y allí inspiraban.

Eso sucedía en la época más arcaica de la religión clásica, aunque más adelante, las musas fueron desvinculadas de su origen acuático, quedando solamente su faceta inspiradora.

En total, las Musas eran nueve, y cada una de ellas se centraba en una rama de las artes a inspirar.

La lista de Musas es la siguiente:


  • Euterpe: si bien su nombre puede ser desconocido para muchos, al ser la musa de la música, debe ser una de las más citadas (y maldecidas, y agradecidas, e imploradas...) de todas.

  • Calíope: una de las más conocidas tal vez, ya que era la musa de la poesía épica, la elocuencia, y también la belleza.

  • Erató: otra musa también muy conocida, ya que se encargaba de la poesía lírica y amorosa, género también muy cultivado junto a las epopeyas.

  • Clio: era la musa de la historia, cuya misión era mantener en la memoria los actos heroicos, los triunfos y los actos de generosidad.

  • Melpómene: musa de la tragedia, un género teatral muy cultivado por los griegos, algunas de cuyas principales piezas han sobrevivido hasta nuestros días de una u otra forma.

  • Talía: musa de la poesía bucólica y la comedia. Además, era capaz de ofrecer el don de la abundancia, presidiendo banquetes para que a estos nunca les faltara de nada.

  • Polimnia: musa de los cantos e himnos sagrados.

  • Terpsícore: musa de la danza.

  • Urania: musa de las ciencias exactas, entre ellas astronomía, que era de suma importancia no sólo para los griegos, sino para todos los pueblos de la antigüedad.

Según la mitología, estas musas eran hijas de Zeus y Mnemósine, diosa de los recuerdos.

No obstante, otras versiones las ubicarían como seres más primordiales, siendo hijas de Urano y Gea.

Sus poderes son los que uno espera al escuchar la palabra musa: inspirar al artista para que componga una obra del género al que se dedica y que sea “competencia” de la musa que lo inspira.

Al estar dedicadas a las artes (entendiendo estas como un concepto más amplio al que tenemos hoy), eran consideradas compañeras de Apolo, el dios que tocaba la lira.

Además, algo muy desconocido modernamente es que también tenían poderes proféticos, algo siempre temido tanto por los mortales como por los mismos dioses.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes