Biografía de Muhammad Ali

Es considerado el mejor boxeador de todos los tiempos. En el cuadrilátero destacaba por su juego de piernas, su estilo provocador y una técnica muy depurada. En el ring se movía como una mariposa y golpeaba con la rapidez de una abeja.

Nació en 1942 en la localidad de Louisville en el estado de Kentuchy y saltó a la fama tras obtener la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 1960 en Roma.

En la mayoría de biografías se dice que lanzó su medalla al río Ohio como forma de protesta cuando en un restaurante le prohibieron la entrada porque no era un local para negros (algunos biógrafos afirman que esta anécdota no es más que una leyenda urbana creada por el propio Ali).

Un mito deportivo y un luchador por las libertades civiles

En el plano profesional arrebató el título de campeón mundial a Sonny Liston en 1964. Los combates contra Foreman, Frazier o Norton se hicieron célebres. En su palmarés como amateur obtuvo 100 victorias y 5 derrotas y como profesional solo perdió 5 combates de los 66 disputados.

Hacia la mitad de los años 60 renunció a su verdadero nombre (Cassius Clay) y se convirtió a la religión musulmana. Los biógrafos de Ali sostienen que los primeros contactos con la Nación del Islam se dieron por su amistad personal con Malcom X. Por entonces Estados Unidos se encontraba inmerso en la Guerra de Vietnam y Ali se negó a alistarse en el ejército declarándose objetor de conciencia. Fue sancionado por ello y durante tres años no pudo boxear.

Para la comunidad afroamericana fue mucho más que un boxeador. Con su retórica luchó a favor de los derechos civiles y llegó a ser todo un símbolo nacional contra la Guerra de Vietnam

Era reclamado en las televisiones porque daba espectáculo y no se callaba. Tenía fama de fanfarrón y, de hecho, se autoproclamaba a sí mismo como "El mejor". En los últimos años como profesional, su médico personal le aconsejó retirarse del boxeo pero Ali no le hizo caso.

Perdió 3 de sus últimos 4 combates y empezó a manifestar las primeras señales de alguna enfermedad cerebral. En 1984 se le diagnosticó la enfermedad de Parkinson y padeció sus afectos durante 30 años.

Muhammad Ali tenía todos los ingredientes perfectos para convertirse en un mito: deportista, polémico y antisistema. A pesar de los temblores provocados por su enfermedad, tuvo el coraje de encender la llama olímpica durante la inauguración de los JJOO de Atlanta de 1996.

En 2001 su vida fue llevada a la gran pantalla con el título "Ali". Durante el rodaje del film el actor protagonista, Will Smith, recibió la visita del auténtico Muhammad Ali.

En el funeral en su localidad natal los restos mortales del boxeador fueron llevados por ocho hombres, entre ellos Lennox Lewis (ex campeón mundial de los pesados y medalla olímpica) y el actor Will Smith.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes