Biografía de Muamar el Gadafi

La compleja región de Medio Oriente ha dado a la Humanidad un gran número de bellezas culturales y avances tecnológicos. Sin embargo también ha sido cuna de algunos de los personajes políticos más duros y controversiales de la historia. Entre ellos encontramos a Muamar el Gadafi, uno de los últimos dictadores que han transformado al poder en una excusa para intentar moldear el mundo a su favor. Como ha ocurrido con otros líderes de la región, su muerte aunque celebrada por los pueblos libres ha traido desorden y caos a Libia ante el vacío de poder.

Cuando la familia y la tradición política marcan el destino de una persona

Como lo vemos en las biografías de muchas de las personas sobre las que aquí hablamos, el caso de Muamar el Gadafi (nacido Muamar Muhamad Abu-minyar el Gadafi) es el de una persona cuya identidad estuvo claramente marcada y determinada por la familia y el origen de la misma. Sus padres y antepasados más directos mantuvieron una importante tradición nómade y bereber, además de haber tomado desde siempre conciencia sobre la importancia de la defensa de los territorios donde se vivía ante la avanzada de potencias extranjeras. En el año 1942 nace Muamar en el seno de tal hogar y desde entonces su destino quedaría unido a la lucha por Libia y su defensa.

La vida revuelta de su país y el contexto de la Guerra Fría durante su infancia y juventud lo acercaron desde muy temprano a la idea de que el pueblo libio debía protegerse ante el ataque o la invasión de países occidentales. Así es que se acercó a grupos políticos libertarios e incluso anarquistas, algo muy común para las generaciones jóvenes que en la década de 1960 vivían con esperanzas el proceso de descolonización de África y el sudeste asiático. Esto le significó cuantiosos problemas con el ámbito militar al cual él pertenecía pero su inteligencia y capacidad de liderazgo supo combinar ambas dimensiones en una.

La revolución y la dictadura: la historia personal se vuelve la historia de un país

Lo interesante de la historia de Muamar el Gadafi es que apenas tuvo la oportunidad de hacerse con el poder se transfomaría en todo lo opuesto por lo que había luchado. El 1ero de septiembre de 1969 llevó adelante un golpe de Estado contra el rey que los países occidentales habían intentado colocar en el poder para mantener la región tranquila. Al hacerse con el gobierno, Gadafi tomó varias resoluciones que impactarían de lleno en el estilo de vida de Libia a lo largo de más de 40 años. Entre esas resoluciones estaría la anulación de partidos políticos de cualquier tipo.

Sin embargo, durante su gobierno Gadafi tomó la determinación de beneficiar en gran modo al pueblo libio de modo de acrecentar así su poder: las libertades a la mujer en una región dominada por el islam y el crecimiento de la economía nacional frente al poder de potencias extranjeras fueron sólo algunos de los cambios de la época. A medida que los años pasaron, Gadafi mantuvo relaciones cercanas con países africanos, especialmente Egipto y relaciones muy agresivas con aquellos territorios que estuvieran sostenidos por Occidente.

Ya en los años 2000 su fortaleza en la región se consolidó a partir de la guerra de Estados Unidos contra Medio Oriente y al permanecer como uno de los últimos líderes autóctonos árabes. Sin embargo, los extensos años de poder autoritario, libertades civiles limitadas y su vinculación con el terrorismo ayudaron a que su gobierno empezara a debilitarse.

Su muerte se dio en el año 2011 en el medio de una guerra civil incontenible que lo llevó a intentar escapar del país. Herido por aviones de la OTAN y ajusticiado por el mismo pueblo, su figura quedará para siempre en la memoria como uno de los personajes más atrapantes y oscuros de los últimos tiempos.

Buscador

Recientes