Historia de Morfeo, dios de los Sueños

La expresión "caer en los brazos de morfeo", la palabra morfina o el mundo onírico adquieren su verdadero significado si nos remontamos a uno de los relatos mitológicos de los antiguos griegos, el mito de Morfeo.

Genealología de Morfeo

Caos tuvo como hijos a Érebo y a Nyx , dios de la oscuridad y diosa de la noche respectivamente. Ambos tuvieron como descendencia dos hijos: Tánatos, dios de la muerte e Hypnos, el dios de los sueños.

Hypnos se unió con Pasifea, la diosa de las alucinaciones, y entre ellos tuvieron tres hijos: Morfeo que representa los sueños de formas humanas, Fobétor que simboliza las pesadillas y la presencia de los animales en los sueños y Fantaso que alude a los seres inanimados que aparecen en el mundo onírico.

Breve descripción del mito de Morfeo

Alcíone era la hija de Eolo, el dios de los vientos. Se casó con Ceice, el rey de Traquis e hijo del Lucero del Alba. Mientras él se ahogó tras un naufragio ella supo lo ocurrido a través de un sueño, pues Morfeo se acercó a ella mientras dormía y le comunicó lo ocurrido.

En otras historias el dios Morfeo se presenta en los sueños de las personas para revelarles los secretos de los dioses. Cuando Zeus se dio cuenta que los hombres podían saber los secretos de los dioses por la intervención de Morfeo se enfadó con él y decidió matarle.

El mundo onírico desde la perspectiva de la teoría psicoanalítica

Los sueños continúan siendo un misterio sin resolver, pues todavía no tenemos una explicación definitiva sobre la función que tienen y cuál es su verdadero significado.

Psicoanalistas como Freud y Jung afirman que los sueños son contenidos mentales directamente relacionados con el inconsciente. Así, nuestra conciencia racional no puede comprender directamente la realidad del inconsciente y todos los instintos reprimidos en él, pero a través de la interpretación de los sueños es posible acceder a la mente inconsciente y darle un sentido.

Para la teoría psicoanalítica el relato de algunos sueños es un símbolo de un deseo reprimido. Así, aquello que reprimimos de manera consciente en el mundo real, deja de reprimirse en el mundo de los sueños.

De esta manera, los sueños presentan dos contenidos: aquello que realmente soñamos y lo que nosotros pretendemos expresar con el sueño (para Freud el primer contenido es manifiesto y el segundo es latente).

Cada individuo crea sus propios símbolos oníricos y, en consecuencia, no serían válidos los diccionarios donde aparecen los distintos símbolos con su correspondiente significado.

La teoría psicoanalítica sobre los sueños tiene un precedente remoto, el mito de Morfeo. De esta manera, tanto las explicaciones racionales como los mitos intentan dar una explicación sobre la compleja realidad humana.

Buscador

Recientes