Historia de Minerva

Es una de las diosas más apreciadas de la mitología romana, básicamente, porque a cargo, resguardo y protección de ella se encontraban cuestiones trascendentales como el saber, las artes, la planificación militar y la custodia de Roma, la capital del Imperio Romano, y la casta de los artesanos. Se corresponde con Atenea en las historias griegas.

La clase de los artesanos era una de las más numerosas de la ciudad de Roma.

Era hija de Júpiter, el dios más importante del conjunto de creencias romanas, y de la titánide Metis que encarnó la prudencia

La leyenda cuenta que la concepción y nacimiento de Minerva fue muy particular ya que su padre devoró a su madre y al sentir un profundo dolor en su cabeza recurrió a Vulcano (dios del fuego) para que lo ayude a controlarlo.

Vulcano le dio un hachazo en su cabeza a Júpiter y así nació Minerva.

Su vinculación con la guerra se dio especialmente en Roma y estaba asociada a su participación en la Gigantomaquia, el enfrentamiento entre dioses y gigantes, en el cual tuvo una valerosa actuación junto a su padre

Fue la primogénita de Júpiter y una aliada valiosísima, su mano derecha diríamos hoy, que lo secundó en diversas acciones y a la que le depositó su confianza absoluta para que cumpla diversas misiones.

Desarrolló una gran cantidad de actividades y acciones que la distinguieron y la colocaron en el podio de los dioses.

Acompañó al héroe Ulises en sus aventuras, aleccionó a las hijas de Pandora al respecto de las tareas que debían desarrollar las mujeres en la sociedad romana, y fue guardiana y guía de viajes, alertándole a las tripulaciones ante la inminencia de algún peligro

Su equivalente en la mitología griega es Atenea, con quien comparte características y leyendas.

La iconografía la suele representar ataviada con una armadura, en clara alusión a su presencia guerrera, y acompañada de un búho que es el símbolo de la sabiduría.

El templo más importante donde se concentró su culto y adoración fue el Monte Capitolio, o la Colina Capitolina, una de las famosas siete colinas romanas, situado entre el Foro Romano y el Campo de Marte

Entre el 19 y el 23 de marzo tenían lugar las celebraciones en su nombre.

Junto a Juno y Júpiter conformó lo que se denominó la tríada capitolina, los tres dioses más importantes de los romanos

A razón de su popularidad fue representada a través de esculturas, estatuas, y en objetos de uso corriente en el Imperio, que se han conservado hasta la actualidad gracias al cuidado y restauración que recibieron.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes