Biografía de Micaela Bastidas

Pocas veces reconocida por la historia oficial, Micaela Bastidas Puyucahua fue una valiente y decidida líder indígena que, junto a su pareja Tupac Amaru II, luchó en contra del poder español en el actual territorio de Perú. Desde siempre, la vida de quienes deciden crear una revolución marca la historia de los pueblos y el caso de Micaela no es distinto. A pesar de haber entregado su vida en tal enfrentamiento, su avanzada sirvió para despertar la conciencia de todos los pueblos de Latinoamérica y consolidar el camino de la independencia.

Un origen de pobreza y marginalización

Micaela Bastidas nació en una fecha que aún hoy es indefinida por historiadores y especialistas en estudios sobre líderes revolucionarios de América Latina. Esto tiene que ver principalmente con el hecho de que su origen fue humilde y por lo tanto son pocos los recursos que nos llegan a la actualidad que hayan dejado registro de su nacimiento y primeros años de vida.

Una de los datos más importantes a tener en cuenta es aquel que nos dice que Micaela poseía una mezcla de etnias en su sangre, tanto de pueblos nativos de los Andes como de pueblos de origen africano. En la sociedad dominada por los españoles, con una profunda y estigmatizante jerarquización social, esto implicó para niñas como Micaela una absoluta marginalización y abandono.

Se considera que la protagonista de esta historia no recibió educación y debió dedicar gran parte de su vida al trabajo en el campo, como la mayoría de quienes formaban parte de los escalones más bajos de la sociedad colonial. Es paradójico que su figura saliera a la luz recién a partir de su unión con José Gabriel Condorcarqui, el luego conocido Tupac Amaru II. Este casamiento, llevado a cabo en 1760, unió a ambos en una historia de definitivo amor y convicción por la necesidad de luchar por los más humildes.

La fortaleza en medio de la desesperación y el miedo

A diferencia de Micaela, Tupac Amaru II pertenecía a una familia de origen andino con cierto nivel de prosperidad económica y su educación le permitió identificar desde una postura teórica los abusos que los españoles ejercían sobre la población local, aquello que Micaela había experimentado toda su vida en carne propia. Ambos iniciaron una de las revueltas más importantes contra el poder de la metrópoli en 1780, luego de las famosas Reformas Borbónicas que los reyes españoles intentaron implementar sin demasiado éxito en tierras americanas.

Tanto Micaela como Tupac lideraron un movimiento profundamente fuerte, con llegada a campesinos y esclavos de gran parte del virreinato del Alto Perú. El golpe que esta gesta dio a los cimientos del poder español no lo tumbó pero sí permitió debilitarlo fatalmente ya que inspirados en esta lucha los movimientos revolucionarios del siglo XIX avanzaron con mayor fuerza. Micaela no tomó nunca un rol secundario en las protestas, relegando incluso su rol de madre para convencer a más y más indígenas que los acompañaran.

Tanto ella como Tupac cayeron finalmente en manos españolas en 1781 y fueron torturados de maneras crueles e indignas, separados y asesinados con particular salvajismo. Su recuerdo y su mensaje, sin embargo, se sembraría para siempre en la profundidad de los espíritus revolucionarios americanos.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes