Biografía de M.C. Escher

M. C. Escher, o como reza su denominación completa: Maurits Cornelis Escher, fue un artista holandés, innovador, influyente, y referente de las vanguardias que proliferaron durante el siglo XX. Eximio grabador, incorporó las matemáticas al arte plástico, y combinó de manera magistral la geometría, los planos y la perspectiva dentro de su obra.

Gran parte de su producción fue confeccionada en dos y tres dimensiones, que por supuesto significaron un quiebre en aquellos años de acción, mientras que los espacios son los grandes protagonistas de sus cuadros: en superficie, estructura, o proyección en tres dimensiones.

Oriundo de Países Bajos, nació en Leeuwarden, capital y provincia de Frisia, el 17 de junio del año 1898.

Siguiendo el mandato familiar estudió algunas materias de la carrera de arquitectura pero la abandonó atraído por la xilografía.

Entre 1922 y 1935 se asentó en Italia, sin embargo, la llegada del fascismo, con la asunción de Mussolini al poder, marcó su exilio a Suiza junto a su esposa e hijo.

En la década del cuarenta regresa a Países Bajos, a la ciudad de Baarn.

Muchas de sus creaciones se convirtieron rápidamente en símbolos del arte moderno: juegos de luces, rompecabezas visuales y escaleras sin comienzo ni final

A diferencia de muchos colegas vanguardistas de su tiempo, que estrecharon lazos entre sí, M.C. Escher, prefirió mantenerse alejado del circuito al que pertenecía y vincularse con geómetras y matemáticos con los que encontraba mayores coincidencias.

La leyenda cuenta que hasta rechazó una propuesta de la famosísima agrupación de rock, Rolling Stones, que lo convocaron para que les diseñe la portada de uno de sus discos; sin embargo, no aceptó, fiel a su estilo de no confraternizar con el mundillo artístico.

Un fiel convencido respecto que el mundo y la realidad son mucho más de lo que se nos presenta frente a nuestros ojos, realizó una obra muy significativa y asociada a esa idea: Eye, ojo en español, en el año 1946

Con una fuerte carga simbólica y alegórica representó a su propio ojo reflejado en un espejo que devuelve la imagen de un cráneo, una clara alusión a la muerte, algo que en algún momento todos enfrentaremos...

Falleció un 27 de marzo del año 1972, a los 73 años.

Fue distinguido como Caballero de la Orden Orange-Nasau.

Buscador

Recientes