Biografía de Mata Hari

Una mujer fuerte, determinada y de poderoso carácter pocas veces puede triunfar en este mundo y ese fue el caso de Mata Hari, la famosa bailarina holandesa que se hizo desde abajo, enfrentando penurias y miserias para triunfar por un breve tiempo y luego sufrir la condena por sus delitos. La historia de esta mujer es sin dudas recordada por su atrevimiento, su sensualidad y belleza así como también por los errores cometidos que la llevaron a terminar su vida de un modo triste y trágico.

Una mujer con un cuerpo privilegio y la decisión de transformarlo en su medio de vida

Para comprender correctamente el largo derrotero que Mata Hari, nacida con el nombre Margaretha Zelle, conoció como vida, debemos empezar señalando que esta mujer comenzó su vida en el seno de una familia humilde, siendo sus padres ambos trabajadores y sin contar con demasiados privilegios económicos. Durante su infancia sus padres tomaron caminos separados y al poco tiempo del divorcio, la madre falleció a causa de una dura enfermedad. Esto significó el primer golpe para Margaretha que desde entonces comenzaría a endurecerse frente a la realidad que la rodeaba.

Consciente de sus encantos físicos, se casó muy joven con un poderoso capitán a quien conoció luego de mantener contacto vía correo y ambos se trasladaron a la región de Java. Allí mantendrían un vínculo de supuesto amor por un tiempo pero de manera rápida el matrimonio se dañaría, especialmente a partir de la pérdida por envenenamiento de uno de los dos hijos. Podemos decir que es a partir de ese momento que comienza la historia de Mata Hari propiamente dicha.

Bailarina de salón y algo más

En Java Margaretha pudo entrar en contacto con una cultura diferente a la propia y se vio rápidamente deslumbrada por la sensualidad de las danzas tradicionales. Dedició dedicar su vida a perfeccionar sus capacidades en esos bailes y cuando finalmente tomó la determinación de volver a Europa pudo encontrar trabajo en salones y clubes nocturnos, volviéndose casi inmediatamente una estrella. Se dice que además de ser bailarina también pudo haber dedicado su vida a la prostitución.

Trabajó años en París y en otras ciudades importantes de Europa. Cuando la Primera Guerra Mundial estalló, Mata Hari se encontraba en Berlín, capital del imperio alemán. Allí, por sus contactos con altos jefes de la seguridad alemana recibió la propuesta de actuar como espía y así fue que por interés económico se convirtió en una de las principales informantes para ese país. Esta situación sería luego descubierta por los franceses, quienes apresarían a Mata Hari en 1917 y la condenarían a muerte por traición, acabando así con la vida de una potente mujer y artista.

Buscador

Recientes