Biografía de Mark Zuckerberg

Fue algo así como el enfant terrible de las startups tecnológicas del Silicon Valley, alguien capaz de poner en su tarjeta de visita I’m CEO bitch (si no sabes inglés, busca la traducción en Google Translate, porque yo prefiero no ser políticamente incorrecto, por lo menos no por esto), visto por muchos en sus primeros tiempos como un rebelde, pero este con causa (la de mejorar el mundo), y más actualmente como un voraz monstruo de los negocios que sería capaz de vender a su madre por el precio adecuado.

¿Qué es y que deja de ser el creador de Facebook? Es probable que no lo sepamos nunca (no al menos si no llegamos a conocerlo en persona), pero tal vez un acercamiento biográfico nos permitirá hacernos una idea más aproximada.

Mark Elliot Zuckerberg, más conocido por todos como Mark Zuckerberg, nació el 14 de mayo de 1984 en White Plains, Nueva York, en el seno de una familia de clase media. Ya en sus primeros años destacó en los estudios.

Sacaba buenas notas, hasta tal punto que fue traspasado de una escuela pública a una privada para aprovechar mejor su dotada inteligencia. Destacaba en varias materias, como matemáticas o física.

Se da la circunstancia que llegó a acudir a uno de los campamentos de verano de la universidad privada John Hopkins, una de las más importantes instituciones académicas del mundo, también dedicada a la investigación.

En el instituto entró en contacto con la programación de computadoras, una disciplina de la que gustó especialmente y que marcaría su vida.

Zuck excelía en este campo, habiendo tomado clases y también desarrollado sus habilidades de forma autodidacta. Es una persona extremadamente inteligente, además de poseer una vasta cultura forjada en sus años de estudiante, lo que le permite ser un gran conversador.

Quienes le conocen, afirman que es una persona que sabe leer al interlocutor que tiene delante y adaptarse a sus circunstancias, lo que quiere decir que es capaz de ser correcto y pulido si ve que es lo que prefiere este, o bien políticamente incorrecto si nota que su interlocutor está más en dicha “onda”.

Tras terminar sus años escolares, Mark ingresó en Harvard, una de las instituciones educativas más prestigiosas del país y del mundo.

En dicha universidad, como podéis imaginar, estudió computación, aunque también... psicología. Esto demuestra la personalidad multifacética de Zuck y sus múltiples intereses. Además, alguien con conocimientos de psicología está preparado para negociaciones arduas y para conocer mejor al público al que dirige sus productos. No es descabellado pensar que Mark estudiara psicología teniendo en mente una próxima carrera como emprendedor.

Fue en Harvard donde creó CourseMatch, un programa que permitía a los estudiantes elegir asignaturas en función de las que otros ya habían elegido, y posteriormente Facemash, una suerte de Tinder avanzado a su época.

Aparte de la semejanza en el nombre, Facemash también fue el embrión técnico de Facebook. Permitía elegir cual era la persona más atractiva de entre dos fotos presentadas en pantalla.

Aquellos de vosotros que hayáis visto el film La red social, protagonizado por Jesse Eisenberg en el papel de Mark Zuckerberg, habéis visto una descripción bastante detallada de los hechos que sucedieron.

Lo que pasó a partir de aquí depende de la versión que creáis, y la historia es suficientemente conocida.

O bien Mark Zuckerberg robó la idea de tres compañeros de la universidad (los hermanos Cameron y Tyler Winklevoss, y Divya Narendra), o bien estos quisieron aprovecharse de la iniciativa de Mark de crear TheFacebook (que posteriormente eliminaría el “The” de su nombre). Lo cierto es que acabó habiendo un acuerdo comercial entre las partes.

A partir de aquí se acaba el Mark Zuckerberg estudiante y empieza la faceta del Mark Zuckerberg empresario, con una explosiva expansión de la red social que acababa de crear.

Era una tecnología y un formato novedoso para la época (estamos hablando del 2004), y aunque al principio estaba limitada a universidades, pronto la ambición de Zuckerberg la hizo expandirse sin fronteras, y no sólo en los Estados Unidos, si no por el mundo.

La fulgurante expansión de Facebook es una demostración más de la inteligencia de Mark Zuckerberg y de su saber hacer con aquellos con quienes trata y negocia.

No obstante, el mercado también parece haberle empezado a dar la espalda, especialmente el sector más joven, por ello su empresa se hizo con Instagram (en 2012), una red social por aquel entonces muy prometedora, y posteriormente con WhatsApp (en 2014), una realidad muy consolidada en la mensajería instantánea.

El resto es historia; Zuck es una de las personas más ricas de la tierra, con una fortuna que, eso sí, está sujeta a los vaivenes de la bolsa, y aunque se ha labrado una imagen de chico sencillo que sigue siéndolo pese a todo el dinero, lo cierto es que aquellos que lo conocen bien, afirman que es consciente del poder que se acumula en sus manos, y obra en consecuencia.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes