Biografía de Mario Moreno Cantinflas

Mario Moreno Cantinflas fue un comediante mexicano de enorme éxito e influencia local e internacional. El personaje, sus películas, y su singular humor, trascendieron los límites de México y lo convirtieron en uno de los humoristas hispano parlantes más célebres del planeta.

Sin lugar a duda en esa fenomenal aceptación tuvo mucho que ver el arquetípico personaje que creó y que era fácil de identificar con alguno de la propia realidad: un hombre sencillo, de origen marginal pero afable, vestido con un pantalón al que ajustaba con un cordón por debajo de la cintura, un sombrero gastado, y una forma original de hablar, que tan solo de verlo y oírlo ya causaba gracia

Nació como Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes, un 12 de agosto el año 1911, en el seno de una humilde y numerosa familia en la cual fue el sexto de 12 hijos.

Antes de convertirse en una celebridad de la gran pantalla desarrolló diversos trabajos para ganarse la vida: lustra botas, camarero, bailarín, boxeador, cartero, mago, torero y hasta se alistó en el ejército.

En la década del treinta inició su carrera de comediante en teatros ambulantes, una práctica artística usual en aquella época.

A mediados de los años treinta debutó en cine y en 1940 estalló su fama.

Filmó unas 50 películas, casi todas logrando romper las taquillas locales y foráneas

En 1956 recibió un memorable reconocimiento a su labor artística por parte de la selecta industria de Hollywood: un Globo de Oro como mejor actor de comedia o musical, en la película La vuelta al mundo en 80 días.

Cuando ya era un artista consagrado fundó su propia productora, Posa Films, la cual produjo gran parte de su producción cinematográfica.

Como toda figura pública y súper popular, generó, y lo seguirá haciendo, infinidad de historias reales y no, comentarios a favor y en contra.

Algunos colegas y compañeros sostuvieron que era un hombre absolutamente diferente y opuesto al personaje simpático y querible de la pantalla, mientras que otros destacaron su generosidad y buen trato

Por otra parte, ha sido evidente y destacada su inclinación por la buena vida y los lujos, situación que contradijo totalmente al personaje de pobre que lo catapultó a la fama y por el cual la gente lo amó.

Supo codearse y establecer sólidos lazos con los poderosos de su tiempo, como el presidente Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970), un dirigente bastante polémico por cierto, y cuya gestión albergó una cruel matanza a estudiantes en el marco de una protesta estudiantil.

Inclusive, cuando ya era un artista de peso e influencia supo bajar línea política desde sus personajes

Falleció un 20 de abril del año 1993, en Ciudad de México, a los 81 años, a causa de un cáncer pulmonar.

Su despedida fue multitudinaria y larguísima: a lo largo de 14 horas ininterrumpidas desfilaron unas 250 mil personas por su velatorio llevado a cabo en el Palacio de Bellas Artes.

En el plano personal, Cantinflas, fue un hombre que por su fama y poder despertó el interés femenino a raudales y si bien se le adjudicaron muchos romances (con sus colegas Miroslava Stern e Irán Eory) tuvo un solo y público amor: la bailarina rusa Valentina Ivanova, con la que adoptó un solo hijo, Mario Arturo Moreno Ivanova, y con la que se casó cuando aún no era el rey de la comedia mexicana, en 1934

Estuvieron casados hasta que ella falleció a causa del cáncer en el año 1966.

En 1989, el mundo de la farándula quedó atónito al conocerse que una mujer llamada Joyce Jett juraba estar casada hace veinte años con el actor y lo demandó por malos tratos.

El curioso episodio nunca quedó del todo claro, solo se supo que Cantinflas llegó a un acuerdo económico con la mujer.

Alrededor del origen y los términos de la adopción de su hijo existieron muchas especulaciones, una de ellas es que fue el hijo de una amante, que Cantinflas le compró a su hijo, y luego esto ocasionó el suicidio de Marion, la madre biológica de Mario Arturo.

En 2017, el único descendiente del humorista, falleció intempestivamente de un ataque al corazón, a los 57 años.

Aunque su padre le legó una cuantiosa fortuna en propiedades y otros bienes, sus últimos años los pasó en aprietos económicos.

Según él a causa de los millones que tuvo que pagarle a sus abogados, por los juicios que mantuvo con su tío y primo, a razón de la titularidad de los derechos de las películas de su padre.

Mario hijo, acusó a su primo de falsear la firma de su padre para desviar fondos y quedarse con las regalías.

Su primo siempre lo negó y aseguro que se lo gastó en fiestas y vicios.

Buscador

Recientes