Biografía de María I de Escocia (María Estuardo)

Opacada históricamente por el rol de otra mujer contemporánea y a quien se enfrentó directamente, María I de Escocia o María Estuardo (siendo éste su nombre original) fue reina de Escocia entre los años 1542 y 1567. Su carácter y fortaleza, además de su profunda creencia en la religión católica, fueron características de su mandato. Esto último, su profesión religiosa, fue una de las principales razones por las cuales confrontaría directamente con Inglaterra, bajo el mando de Isabel I (protestante) y a quien por muchas razones deseaba eliminar del mapa.

El destino marcado en la piel: ser reina a los seis días de haber nacido

Como ocurre con la gran mayoría de los reyes y reinas históricas, podemos decir que casi todos ellos han nacido en cuna de oro, rodeados de lujos y privilegios. El caso de María Estuardo no fue diferente: nacida en 1542 en un palacio e hija del rey escocés Jacobo V, fue la siguiente en la línea de ascenso al trono tan sólo a los seis días de haber nacido y debido al perecimiento prematuro de su padre.

El hecho de que fuera una mujer quien ocupara semejante cargo fue desde siempre uno de los elementos que más complicaría su reinado, debiendo enfrentar cuestionamientos por parte de sus propios funcionarios y aliados, mucho más que cualquier otro rey hombre.

A pesar de ser de origen escocés, en su sangre corrían aportes ingleses ya que María era pariente indirecta del rey inglés Enrique VIII, futuro padre de su mayor contrincante, Isabel I. Según sostienen los historiadores, Enrique VIII vio en María la oportunidad especial de unir ambas casas, la inglesa Tudor y la escocesa Estuardo, bajo la unión de la joven con su también joven hijo Eduardo, que moriría tan sólo a sus 15 años de edad.

En 1543 María se coronó reina de Escocia pero la alianza con Inglaterra nunca fue posible, en parte debido a la muerte de su prometido y en parte también a causa de las tareas diligentes de funcionarios escoceses que mantenían posturas católicas y deseaban evitar la unión de ambas casas.

Alianza con Francia y guerra religiosa con Inglaterra

A sus apenas 5 años de Edad, María I de Escocia fue prometida en alianza matrimonial con el heredero de la corona francesa, Francisco II. La unión entre ambos se dio en el año 1558 y dejando de lado todo romance, los reinos católicos de Escocia y de Francia comenzaron a funcionar como uno con el principal objetivo de ahorcar y ahogar al poder inglés. Alejada de Escocia y sumida en los lujos de la corte francesa, María aprendió numerosas habilidades dignas de una futura reina: idiomas, equitación, manualidades y especialmente ganó una tenaz inteligencia y astucia en las artes sociales.

Cuando en el mismo año de su casamiento el trono inglés fue entregado por herencia a Isabel I, legítima hija de Enrique VIII, María I de Escocia comenzó uno de los contrapuntos más importantes de su vida que la llevarían a reclamar por el trono inglés por el resto de su vida y a mantener un encono especial hacia la reina inglesa, a quien despreciaba por ser protestante y por tener un carácter fuerte.

Dos años más tarde, en 1560, regresó a Escocia luego de que su marido Francisco II de Francia falleciera. Allí debió hacerse cargo de una difícil situación social que dividía al país entre dos bandos profundamente enfrentados. Al haber pasado tantos años fuera de su país, las dudas sobre su capacidad para poder gobernar fueron muchas y se mantuvieron durante todo su reinado.

Un segundo matrimonio, esta vez con su primo hermano Enrique Estuardo en 1565, generó mucho desagrado entre los sectores católicos que la apoyaban y que veían su poder desgastado. Con él tendría a su único hijo, Jacobo VI de Escocia en 1566. Fue él quien pudo finalmente unir ambos reinos, el de Escocia y el de Inglaterra, luego de la muerte de María I en el año 1587 a sus jóvenes 44 años.

La causa de la muerte fue la ejecución por traiciones y conspiraciones, precisamente contra a figura de Isabel I.

Buscador

Recientes