Biografía de Marguerite Yourcenar

Nacida en Bélgica, en el año 1903, en el seno de una familia aristocrática que mezclaba orígenes belgas y franceses, fue ampliamente reconocida por su impresionante cultura y formación que puso al servicio de la tarea literaria que comprendió toda su existencia.

Escribió ensayos, poesías, pero han sido las novelas históricas las que la destacaron del montón de autoras de su tiempo

Se quedó huérfana de madre a muy temprana edad y fue educada por su padre y su abuela paterna durante los primeros años de su vida.

No concurrió a la escuela pero tuvo en estos dos referentes familiares a sus maestros más influyentes.

Estos le inculcaron la pasión por los conocimientos y así es que cuando no había ni llegado a la adolescencia hablaba latín, griego, y leía a comediantes y dramaturgos clásicos.

En la ciudad belga de Ostende, y en la costa azul, pasó su niñez, pero cuando estalló la Primera Guerra Mundial debió partir a Francia para salvar su vida.

Cuando su padre fallece y queda prácticamente sola en el mundo decide emprender una serie de viajes y cultivar aún más su espíritu y saber

Viajó a Grecia, uno de los lugares en el mundo que más admiraba porque representaba para ella un territorio donde se reunía la cultura que más interés le había despertado.

Hacia finales de los años treinta la guerra convulsionaba Europa y así es que decidió aceptar el ofrecimiento de su amiga norteamericana, Grace Frick, una traductora que conoció en Paris, y juntas se asentaron en Estados Unidos

Establecieron una relación íntima que solo terminaría a la muerte de la autora.

Erigieron su vida y su residencia en el estado norteamericano de Maine, y tras sus muertes, la casa que habitaron se convirtió en museo.

De entre su vasta obra sobresale la novela histórica Memorias de Adriano, editada en 1951, y que aborda la vida de uno de los emperadores romanos más importantes de la historia

La historia personal y política de Adriano (siglo II) es una de las más interesantes de la Antigua Roma, y la autora la aborda a través de una carta que el emperador le escribe a su sobrino y sucesor Marco Aurelio.

La novela se convirtió rápidamente en un éxito y ejerció una influencia en el género, que a partir de ella, comenzó a crecer exponencialmente.

Falleció en Maine, en 1987, a los 84 años, pero antes había ganado dos premios muy importantes: el francés Femina, en 1968, por la Obra negra, y Erasmus, concedido por una institución de cultura neerlandesa que premia los aportes a Europa en materia cultural.

Y en 1980 ocupó la silla 3 en la Academia Francesa, siendo la primera mujer integrante de número en hacerlo.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes