Biografía de Manuel Dorrego

Militar argentino que participó activamente en los procesos políticos más determinantes y emblemáticos de la historia de su patria durante el siglo XIX: la guerra por la independencia de España y luego en las guerras interiores que enfrentaron a unitarios y federales.

Defensor y promotor del Federalismo dese su inicio, fue gobernador de la provincia de Buenos Aires en tiempos ciertamente convulsionados porque se dirimía la organización política del país luego de la Revolución de Mayo (1810) y la Declaración de la Independencia (1816)

Gobernó Buenos Aires de Junio a Septiembre de 1820, y luego desde agosto de 1827 al 1 de diciembre de 1828, doce días antes de ser fusilado por los unitarios.

Nació el 11 de junio del año 1787, en Buenos Aires, en ese momento parte integrante del Virreinato del Río de la Plata.

Perteneció a una acaudalada familia dedicada al comercio, su padre era portugués y dirigía un próspero negocio que le permitió a la familia gozar de una vida tranquila en ese aspecto

Se formó en el colegio de San Carlos (hoy Nacional Buenos Aires) y tras ello estudió la carrera de derecho en Chile, donde se vinculó y acercó al plan emancipador.

Comprometido hasta la médula con la causa por la independencia, se enroló en el ejército de Chile y cuando regresó a su país se sumó a la resistencia contra los españoles.

En las famosas batallas de Tucumán y Salta, donde peleó a favor del Ejército del Norte bajo el mando de Manuel Belgrano, se alzó con el grado de Teniente Coronel y se ganó el aprecio del propio Belgrano a razón de su valentía y trabajo

Por orden del Directorio, que estaba en ejercicio del poder, se enfrentó al General uruguayo Gervasio Artigas en la Banda Oriental, en 1814.

Por su apoyo a favor de una organización federal del estado, pensamiento contrario al sostenido por el Director Pueyrredón, debió exiliarse algunos años, hasta 1820, fecha en la que regresó a su país cuando conoció la caída en desgracia del Directorio, y en pleno torbellino de anarquismo por las luchas internas

El gobernador de ese momento, Manuel de Sarratea, le devolvió su prestigio y lo designó al mando del ejército.

Ocupó interinamente la gobernación de Buenos Aires en 1820 pero luego de perder las elecciones a gobernador debió partir nuevamente al exilio.

En 1823, con Martín Rodríguez y luego con Bernardino Rivadavia en el poder, asumió como jefe de la oposición y se integró a la legislatura de la provincia

En 1826, y tras un largo período dedicado a los negocios de su campo, es elegido representante del Congreso por Santiago del Estero, y desde su banca defendió encendidamente el federalismo contra el unitarismo y las reformas liberales del presidente Rivadavia.

Un año después, en 1827, con la renuncia de Rivadavia asume como gobernador y baluarte del Federalismo

Su objetivo era instaurar un sistema federal de gobierno, sin embargo, se encontró con la resistencia armada de los unitarios, fervorosos defensores de la centralización y autonomía porteña.

Por otra parte, algunas medidas económicas que contrariaban lo llevado a cabo por Rivadavia, sumado a la derrota en la guerra con Brasil, colocaron a Dorrego en una posición de debilidad que los unitarios aprovecharon

La respuesta no tardó y una sublevación militar encabezada por el General Juan Lavalle lo diezmó y lo mandó a fusilar el 13 de diciembre de 1828, en Navarro, Provincia de Buenos Aires.

Su fusilamiento fue muy cuestionado con posterioridad, y sentenció a su verdugo, el General Lavalle, a padecer las consecuencias de una decisión cruel, y para muchos errada, por el resto de su vida y en lo que la historia escribió sobre él

Las fuerzas de Lavalle lo capturaron y lo sentenciaron a muerte por traición a la patria pero sin que medie un proceso y una condena judicial legal, esto es considerado por muchos el gran error político de Lavalle.

Buscador

Recientes