Biografía de Mansa Musa I

Mansa Musa I, o Musa I de Malí, fue un monarca africano que reinó y gobernó sobre el Imperio de Malí (1235-1645), comprendido por las actuales Malí, Gambia, Burkina Faso, Senegal, Chad, Níger, Nigeria y Guinea, en África Occidental, entre los años 1312 y 1337. Pasó a la historia no por su gestión, que a propósito fue muy sólida y próspera en materia de desarrollo urbanístico y de educación, sino por haber sido el hombre más rico de su tiempo, e inclusive de toda la historia de la humanidad a la fecha.

Se calcula que proyectada a la actualidad su fortuna ascendería a los 400 millones de dólares, cifra que ni Bill Gates, Carlos Slim, o Jeff Bezos acumulan.

Si bien gustó de gastar su cuantiosa fortuna, también fue un gran filántropo que donó piezas de oro a los más necesitados

Perteneció a la dinastía musulmana Keïta, en la cual nació alrededor del año 1280.

Históricamente, el continente africano no fue tenido jamás muy en cuenta dado que los ojos siempre se posaron en Europa o América, y mucho más en tiempos de Mansa Musa I (siglo XIV), sin embargo, en dicha época el imperio que dirigía dominaba todo el comercio del Desierto del Sahara ya que sus yacimientos ricos en oro, rebalsaban de este metal que luego era vendido a Europa.

Fue un fervoroso creyente del islamismo y se ocupó de difundirlo y promoverlo a lo largo de todo su imperio, así como también de animar la peregrinación a La Meca, lugar sagrado por excelencia de la religión

Una de sus acciones más recordadas está justamente vinculada a su pasión por el Islam y a la peregrinación que auspició y solventó a la Meca en el año 1324.

El cortejo que lo acompañó a la Meca fue multitudinario: miles de soldados, esclavos y civiles, conducidos por camellos, portando delicadas y elegantes vestimentas y lingotes de oro

A lo largo de la travesía compró infinidad de objetos y también ayudó a personas pobres.

Fue un auténtico pionero de la filantropía que tanto practican los millonarios actuales.

La leyenda cuenta que en algunos lugares por los que pasó con su séquito sufrieron una tremenda inflación a razón de sus cuantiosas compras y colaboraciones.

Invirtió su fortuna en su territorio con el objetivo de mejorar el bienestar de sus súbditos: construyó escuelas y universidades donde educar al pueblo, y mezquitas, donde los habitantes pudiesen ir a expresar su fervor religioso por el Islam

Su reinado, que duró 25 años, terminó con su muerte, aproximadamente en el año 1337, siendo sucedido por su hijo Maghan I, que además del gobierno recibió una millonaria fortuna generada por Mansa Musa I y que se extendió a varias generaciones de la familia.

Buscador

Recientes