Biografía de Luis XVI de Francia

Olvidado en la historia por posibles logros frente a otros reyes de gran talla, Luis XVI es sin embargo recordado por haber sido el rey que debió enfrentar el estallido de la Revolución Francesa. Esto quiere decir que fue el último mandatario reinante bajo ese cargo luego de siglos de tradición monárquica en Francia.

Su muerte, en el año 1793, se dio en el marco de una enorme purga de aristócratas a manos de los revolucionarios franceses que intentaron como principal objetivo abolir la institución monárquica.

Una infancia única pero tortuosa

Como ha ocurrido en la mayoría de los casos similares, la infancia y los primeros años de vida de Luis XVI estuvieron colmados de lujos así como también de protocolos y formalidades ajenas a la infancia real de cualquier otro niño. Nacido en 1754 en el Palacio de Versalles que su abuelo había mandado a construir, Luis XVI mantuvo una vida con extrema protección y cuidado de parte de las mujeres que formaban la corte real. Esta situación hizo que no se acostumbrara nunca a estar rodeado por hombres, por los ritos y tradiciones que se imponían a los mismos en la corte y que sufriera por tales obligaciones.

Su juventud y adolescencia le permitieron encontrar intereses bien característicos de la época: la educación, las ciencias, el estudio astronómico, etc. Todos estos intereses tenían que ver con el contexto de abundante crecimiento de la Ilustración así como de la difusión de importantes escritos filosóficos y políticos. Aunque poseía conocimientos de geografía y solía confeccionar mapas, esto no implicó que desarrollara conocimientos estratégicos a nivel bélico, característicos de todo buen rey.

Un casamiento arreglado y un final inesperado

Luis XVI fue llevado, por los mismos protocolos de la realeza, a contraer matrimonio con una joven austríaca que nunca había visto en su vida: María Antonieta. Su unión serviría para unir ambos reinos y darle fuerza a Francia. Este matrimonio fue por mucho tiempo infeliz, debido a que la principal razón del mismo fue que se obtuviera a partir de la unión un primogénito, heredero del trono.

En el año 1774 accedió finalmente al trono, luego de la muerte de Luis XV. Tanto él como María Antonieta se hicieron cargo de los títulos que se impusieron sobre sí mismos e intentaron llevar a cabo un reinado digno en el medio de una fuerte crisis económica. Sin embargo, la inexperiencia de ambos, la decisión política de Luis XVI de financiar la guerra de Independencia estadounidense y el creciente descontento de la población francesa por la miseria y el hambre en los que vivían llevó a que el desenlace se adelantara.

En el año 1789 estalló la Revolución Francesa y hasta 1792 Luis XVI siguió gobernando en una situación de extrema explosividad, teniendo que llegar a acuerdos muy inestables con los revolucionarios.

Finalmente, éstos mismos decidieron someterlo a él y a toda su familia a la decapitación por guillotina como muestra de fin de la aristocracia y de la monarquía en Francia.

Fotos: Fotolia - Erica Guilane-Nachez

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes