Biografía de Luis XIV (Rey Sol)

Luis XIV, o Rey Sol, como se lo denominó popularmente, ha sido uno de los monarcas franceses más emblemáticos del absolutismo monárquico que dominó el país durante una larguísima temporada. Reinó 72 años, desde 1643 hasta 1715, año en que fallece.

Había heredado el trono de su padre Luis XIII pero como tenía nada más que cinco años la gestión quedó a cargo de su madre Ana de Austria que actuó como regente, y de Julio Mazarino, un cardenal italiano que gozó de la más estrecha confianza de Luis XIII, y que cuando asume el cargo de Primer Ministro Francés acumulará todo el poder en sus manos ya que se comenta que supo dominar por completo y a sus designios a Ana de Austria.

Como el cardenal Richelieu, fue un férreo defensor del absolutismo monárquico, cuestión que Luis XIV profundizará aún más cuando se hace cargo del poder.

Su gestión se propone consolidar el absolutismo, la posición externa de Francia y promover las artes

A partir de 1661 comienza a gobernar Francia per se con dos premisas: consolidar el absolutismo monárquico y fortalecer la imagen francesa en el exterior.

Para conseguir el primer objetivo redujo el poder del parlamento y del clero, se rodeó de cortesanos dóciles y centralizó la administración pública, y para lograr el segundo, incursionó en enfrentamientos bélicos que fortalecieron la posición francesa como fueron la Guerra de Holanda, la Guerra de los Nueve Años y la Guerra de Sucesión española.

Se le atribuye aún sin una prueba refutable haber manifestado la frase: “el estado soy yo”, que por supuesto puede tener una gran correspondencia si observamos la manera en la cual gestionó Francia durante su reinado.

También debe destacarse que fue un rey que promovió y sustentó con recursos propios las artes en todas sus expresiones.

Subvencionó la actividad de autores notables como Moliere y la construcción del fastuoso Palacio de Versalles donde residió.

Para afrontar los gastos de su corte y financiar las milicias es que instruyó a sus ministros de finanzas para que todos los recursos dejasen dinero en las arcas del estado, la actividad agraria, las manufacturas y el comercio internacional.

Por otra parte, a la Iglesia también le hizo valer su autoridad y así es que ante el Vaticano afirmó la autonomía de la iglesia francesa.

Estuvo casado en primeras nupcias con la infanta española María Teresa de Austria y luego a la muerte de esta se habría casado en secreto con una de sus tantas amantes Madame de Maintenon.

Tuvo una frondosa descendencia, aunque gran parte no fue legitimada, y su bisnieto Luis XV heredó el trono.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes