Biografía de Leonardo Boof

El espíritu revolucionario no tiene nada que ver con el uso de la violencia. Algunos hombres creen que las palabras y los hechos son las armas más poderosas para cambiar el mundo. Uno de esos hombres es el teólogo brasileño Leornardo Boof (1938).

El máximo representante de la teología de la liberación

Su obra "Jesucristo liberador" representó unos de los primeros trabajos de su línea aperturista. Un libro posterior, "Iglesia, carisma y poder" provocó el rechazo del Vaticano. A pesar de ello, obispos y cardenales brasileños le mostraron su apoyo.

Los problemas con la iglesia oficial se agravaron cuando Boof expresó sus simpatías con el marxismo. Sin embargo, la auténtica ruptura tuvo lugar cuando el teólogo brasileño criticó a las altas jerarquías del catolicismo. En 1992 abandonó la orden franciscana afirmando que solo de esta manera podía expresarse con total libertad.

En la década de 1960 algunos sectores católicos empezaron a tomar conciencia de las injusticias sociales que afectaban a América Latina.

Según los planteamientos de los teólogos de la liberación los cristianos no pueden mantenerse indiferentes ante el subdesarrollo y la pobreza y, por lo tanto, deben adoptar un compromiso activo para combatir cualquier forma de exclusión social. Leonardo Boof ha sido desde entonces el principal líder espiritual de este movimiento emancipador.

En sus escritos y conferencias defiende un cristianismo revolucionario e inconformista. Así mismo, propone una mayor presencia de la mujer en la iglesia y un sacerdocio al servicio del pueblo. Lógicamente, desaprueba la alianza de la iglesia con el poder político.

Tanto Boof como sus seguidores en todo el mundo entienden que la iglesia debe inspirarse en la figura de Jesucristo, quien siempre estuvo al lado de los más desfavorecidos.

La teología de la liberación reclama cambios profundos, tanto en la iglesia como en el conjunto de la sociedad. Esta tesis fue considerada por el Vaticano como un auténtico caballo de Troya que permitiría difundir los principios marxistas.

El hombre que tuvo que sentarse en la misma silla que Galileo Galilei y Giordano Bruno

En 1985 tuvo que presentarse ante las autoridades del Vaticano para dar explicaciones sobre su doctrina. El entonces máximo responsable de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Ratzinger, le propuso a Boof un "periodo de reflexión" sobre sus planteamientos y una etapa de silencio. De manera metafórica Leonardo Boof se sentó en la misma silla que otros personajes célebres por sus discrepancias teológicas.

Si bien el teólogo brasileño acató inicialmente las órdenes, terminó por dejar el sacerdocio y abandonó la orden franciscana. Muchos analistas consideran que Boof se fue antes de que lo echaran. Teólogos como Ernesto Cardenal siguieron los pasos del brasileño y también recibieron una llamada de atención.

En los últimos años Boof ha expresado su apoyo a la causa ecologista, al movimiento feminista y a los derechos de los animales. Desde que abandonó su vida como fraile franciscano es un hombre que no se calla.

Algunos teólogos afirman que el camino emprendido por el papa Francisco tiene conexiones profundas con la teología de la liberación. El mismo Boof ha expresado que el papa Francisco ha comenzado una etapa revolucionaria para cambiar a la iglesia católica.

Foto Instagram soledadaznarez

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes