Historia de Kay Pacha

Por debajo de Hanan Pacha (una especie de cielo) y por encima de Uku Pacha (el reino de los muertos), se situaba para los incas Kay Pacha, el mundo de los vivos, nuestro mundo.

Kay Pacha era la denominación que recibía en la mitología inca el mundo visible, nuestro mundo, el de los humanos vivos, en el cual desarrollamos nuestra vida. Es un mundo diferenciado del de los dioses y del de las almas de los difuntos.

Si bien lo lógico es pensar que en Kay Pacha habitan los humanos, los animales, las plantas y contiene todos los accidentes geográficos como las montañas, lagos, ríos y mares, también encontramos en él los espíritus que no están en el inframundo ni en el mundo de los dioses, y cohabitan con los humanos.

Para los incas, el centro de su mundo eran ellos, sus tierras y lo que posteriormente sería su imperio. Los dioses habían creado todo el mundo a partir del lago Titicaca y de Cuzco, el centro de su mundo conocido, el centro de Kay Pacha.

En la lengua quechua, Pacha tiene el significado de tiempo y espacio.

Sin entrar en imposibles paralelismos sobre el concepto de espacio-tiempo de Einstein en relación con la cultura inca y los conocimientos de estos sobre la estructura del espacio-tiempo, no deja de ser sorprendente como los antiguos incas tenían una cosmovisión que englobaba y relacionaba ambos conceptos.

En un escenario natural en el que los humanos vivían en contacto total con la naturaleza, todo ser o plano de existencia estaba asociado a un animal. En el caso de Kay Pacha, este era el puma.

Además de esa significación, el puma también estaba asociado con la sabiduría, siendo el símbolo del gobierno y la administración. Además, también se lo relacionaba con Mama Quilla, la diosa lunar, y más concretamente con los eclipses, ya que los incas temían que tras aquellos, el mundo llegaría a su fin.

Un fin que daría lugar a un reinicio, pues para los incas el espacio-tiempo es cíclico, y tras un periodo de orden viene el caos, que a su vez da lugar a otro periodo de orden. En principio, los tres “Pacha” sobreviven a estos periodos, pero no se mantienen inalterados, en espacial Kay Pacha.

Si bien con Hanan Pacha parece no haber comunicación directa, si la hay con Uku Pacha.

Estas líneas de comunicación serían, principalmente, las cuevas, incluyendo aquellas que estaban inundadas.

Este rasgo es compartido con la cultura maya, que consideraba los cenotes como lugares de comunicación con los dioses, a los cuales realizaban sacrificios, entre ellos los humanos.

Buscador

Recientes