Biografía de Julieta Lanteri

Julieta Lanteri fue de las mujeres más influyentes en la Argentina de finales del siglo XIX y la primera parte del XX. Consiguió varios hitos para el género femenino de aquellos tiempos: fue la primera mujer en graduarse como bachiller en el Colegio Nacional de La Plata, estudió medicina, se recibió de médica, fundó su propia agrupación política, y fue la primera mujer en votar en el año 1911, sin embargo, todas estas victorias no pudieron evitar la persecución y discriminación sistemática que le propinaron los hombres.

Nació en Italia, un 22 de marzo del año 1873. A los seis años emigró con su familia a la Argentina y pronto dio muestras de su decisión de contradecir los cánones de comportamiento establecidos por la sociedad patriarcal que dominaba su época: estudió medicina en la Universidad de Buenos Aires, luego de graduarse como farmacéutica, y gracias a un permiso que le extendió el Doctor Leopoldo Montes de Oca.

En 1906 se graduó como médica, siendo la quinta mujer en conseguirlo

Desarrolló una intensa labor en el campo de la salud, previniendo afecciones como la viruela, a través de la aplicación de vacunas, y además de atender pacientes en su consultorio privado lo hizo en diversas instituciones públicas.

Pretendió convertirse en profesora de la UBA, sin embargo, el freno machista se lo denegó aduciendo que era extranjera, pero en realidad la negativa tuvo que ver con su condición de mujer.

Desplegó una comprometida actividad a favor de la lucha de los derechos de la mujer argentina y a causa de ello era corriente verla participando de manifestaciones o actos especiales junto a colegas como Cecilia Grierson, o la educadora Sara Justo, entre otras

En 1910 organizó el Congreso Femenino Internacional en Buenos Aires, el cual se erigió en el evento más relevante de esos años contra la desigualdad de género imperante contra la mujer.

Julieta Lanteri vivió en carne propia la disparidad durante sus años de estudiante y de profesional y por ello es que siempre fue la primera en estar presente y activa en este tipo de reuniones

Tras nacionalizarse como argentina, en las elecciones municipales de 1911, exigió emitir su voto, y como la ley nada decía de la exclusión de la mujer la justicia le permitió votar por primera vez a alguien de su género el 26 de noviembre del año 1911.

Pero el universo masculino prontamente se las ingenió para limitar ese beneficio y en la nueva ley electoral sumó el requisito del servicio militar, algo vedado a las mujeres.

Pero su espíritu libre y provocador no se detuvo y fue por la política.

En 1919 volvió a ganarle al machismo cuando consiguió que la justicia electoral la habilitase como candidata a diputada

Su plataforma política obviamente se basó en una serie de reformas muy progresistas y feministas: sufragio universal para ambos sexos, seis horas de trabajo máximo para la mujer, igual salario para varones y mujeres, eliminación de la pena de muerte, y ley de divorcio, entre otras.

Los casi dos mil votos que obtuvo de los hombres que la apoyaron no le alcanzaron para acceder a la banca.

Se unió al Partido Socialista y más tarde fundó el Partido Feminista Nacional.

Murió en la ciudad de Buenos Aires, un 23 de febrero del año 1932, tras sufrir un accidente de tránsito; tenía 59 años.

Su muerte quedó envuelta en un mar de dudas cuando se conoció que el automovilista que la atropelló, mientras ella cruzaba la calle Diagonal Norte, pertenecía a una agrupación extremista de derecha que era afín al presidente Uriburu.

Buscador

Recientes