Biografía de Juan XXIII

En 1881 nació en un pueblo de los Alpes italianos Ángelo Giussepe Rocalli, pero ha pasado a la historia como Juan XXlll. Sus padres fueron humildes campesinos y personas de fe. Siendo muy joven ingresó en el seminario de Bergamo y en 1901 comenzó sus estudios de teología en Roma en una institución de gran prestigio, el Noble Colegio Cesaroli.

En 1904 fue ordenado sacerdote dentro de la orden franciscana. En sus años de formación se interesó por la figura de uno de los grandes reformadores del catolicismo, San Carlos Borromeo.

Durante la l Guerra Mundial su actividad religiosa se centró en la atención a los soldados en los hospitales. En 1925 fue ordenado obispo y realizó tareas de representación de la Santa Sede en Bulgaria, Grecia y Turquía. Con su actividad diplomática logró salvar la vida a muchos judíos durante la ll Guerra Mundial.

Tras finalizar la contienda fue enviado a Paris y en 1953 obtuvo el cargo de patriarca de Venecia. En 1958 y, en contra de todos los pronósticos, fue elegido el sucesor de Pedro en el Vaticano.

El papa bueno

Se hizo muy popular entre los fieles por su carácter abierto y alegre y por este motivo es recordado por su sobrenombre, "el papa buono". A Juan XXlll le gustaban la buena mesa y las bromas. Se cuenta que en los primeros días como papa comentó que el Vaticano le parecía demasiado grande para un hombre sencillo como él. Con cierta frecuencia abandonaba de incógnito los muros del Vaticano y recorría las calles de Roma para acercarse personalmente a la gente. En una ocasión tuvo un encuentro con soldados paracaidistas y les recordó que bajar de los cielos era importante pero subir todavía lo era más.

Durante su breve pontificado la iglesia católica comenzó una nueva etapa

Juan XXlll se dio cuenta de que la iglesia se encontraba alejada del mundo real y por este motivo en 1962 convocó un concilio ecuménico, algo que solo había ocurrido en dos ocasiones en los últimos 500 años. En relación con la tensión entre la URSS y Estados Unidos durante la Crisis de los Misiles intervino como mediador para evitar una nueva guerra mundial.

En su encíclica "Paz en la Tierra" defendió el camino de la paz como única alternativa para la humanidad. El patriarca de Venecia se puso el nombre de Juan porque veneraba a Juan Bautista y porque su padre se llamaba también Juan.

El Concilio Vaticano ll fue una auténtica renovación en muchos sentidos

El papa anterior, Pío Xll, representaba la tradición más convencional del catolicismo. De alguna manera, el nuevo orden mundial y el rumbo de la sociedad parecían chocar con los esquemas tradicionales de la iglesia.

Desde los años 30 se había puesto de manifiesto una ruptura entre la clase trabajadora y la iglesia. Con la elección de Juan XXlll se inició un proceso de cambio.

El origen humilde y la cercanía personal convirtieron al nuevo papa en un símbolo de la nueva era para el catolicismo.

El propio papa definió el concilio como una puesta al día para adaptar a la iglesia a los nuevos tiempos. Los cambios que se produjeron tras el concilio fueron muy significativos. En primer lugar, la misa dejó de hacerse en latín y empezaron a utilizarse las lenguas oficiales de cada país. La iglesia oficial se abrió a culturas no occidentales y los laicos se incorporaron a las tareas evangelizadoras y pastorales. Así mismo, hubo un cambio sustancial en las formas de comunicación y en el diálogo con otras religiones.

El Concilio Vaticano ll supuso una revolución en el mundo católico y Juan XXlll fue el iniciador del cambio.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes